Hasta que las matemáticas digan que no

La Segoviana tratará de apurar sus mínimas opciones de salvación frente al Zamora en el encuentro aplazado de la trigésima jornada.

2

A las ocho de la tarde de hoy, la Gimnástica Segoviana comenzará la primera de sus estaciones de Vía Crucis que le restan hasta que se termine una temporada que comenzó ilusionante, pero que va a terminar con una enorme decepción para la familia gimnástica, consciente de que certificar el descenso a Tercera ya sólo es cuestión de tiempo.

El rival de turno será el Zamora, que el pasado 21 de marzo se quedó, al igual que los azulgranas, con las ganas de jugar el partido correspondiente a las trigésima jornada de competición en un campo de La Albuera que amaneció con demasiada nieve como para pensar en que, horas después, ésta se habría quitado prácticamente en su totalidad, como así sucedió.

El conjunto zamorano tiene a su alcance firmar la permanencia, siempre que logre la victoria en La Albuera, porque de lo contrario se meterá en pequeño problema clasificatorio, aunque todavía tenga cinco puntos de ventaja sobre la plaza de promoción. De todos modos, su triunfo del pasado fin de semana ante el Sestao le ha otorgado mucha tranquilidad, mientras que a la Segoviana su empate ante el Palencia fue acogido con bastante resignación.

Y es precisamente esa resignación ante lo inevitable lo que el conjunto azulgrana debe tratar de superar. Aunque en principio pueda no revestir demasiada importancia puesto que se desciende igual, podría no ser lo mismo terminar la temporada en el puesto decimoséptimo que hacerlo en la decimoctava plaza, Los problemas económicos de un buen número de clubes en la Segunda División B, y la necesidad que tienen los clubes morosos de avalar hasta 200.000 euros si quieren competir en la Segunda B podrían llevar a muchos de ellos a plantearse su continuidad en la competición, lo que podría abrir un abanico de posibilidades que no sólo pasarían por invitar a los clubes que no logren superar la fase de ascenso de Tercera a Segunda B.

Sea como fuere, la Segoviana tendrá que buscar la victoria aunque sólo sea para prolongar unos días más la esperanza matemática de la permanencia. Maroto tendrá para este encuentro las ausencias por sanción de Font y Fran Dorado, por lo que en la banda derecha tendrá que situarse algún jugador de los menos habituales. Eso siempre y cuando el Comité de Competición, reunido en la jornada de ayer, comunique en tiempo y forma a la Segoviana la sanción para sus dos jugadores.

Sea como fuere, Paco Maroto ha optado por curarse en salud, y convocar a todos sus jugadores de cara a este encuentro. Así, a las seis y media de la tarde están citados los futbolistas de la Segoviana, y será poco antes del calentamiento previo al partido cuando el entrenador de la Segoviana comunique los nombres de los convocados.

Aunque la Segoviana no tenía la intención de ejercitarse en la tarde de ayer en el maltrecho campo de La Albuera, finalmente por una cuestión de horario se vio obligada a hacerlo, llevándose la agradable sorpresa de ver cómo el terreno de juego ha mejorado sustancialmente con respecto al pasado domingo, lo que no implica que esté (que no lo está) en las mejores condiciones posibles.