Greipel se corona en Valence como el rey del sprint

El alemán consigue su tercer triunfo por velocidad en la presente edición

0

El ciclista alemán André Greipel (Lotto-Soudal) se proclamó ayer vencedor de la decimoquinta etapa del Tour de Francia, disputada entre las localidades de Mende y Valence sobre 183 kilómetros, al imponerse en el sprint al también germano John Degenkolb (Giant-Alpecin) y al noruego Alexander Kristoff (Katusha).

‘El Gorilla de Rostock’ se ganó el derecho de ser proclamado como ‘rey del sprint’ a lo largo de esta edición de la ‘Grande Boucle’ al lograr el tercer triunfo —tras las victorias en la segunda y quinta etapa— por velocidad, el más fiable de todos en los finales masivos.

Mientras, el británico Chris Froome (Team Sky) sigue como líder de la clasificación general y se vestirá por décima vez de amarillo en la salida desde Bourg de Peage, con el colombiano Nairo Quintana (Movistar Team) y el estadounidense Tejay Van Garderen (BMC) en segunda y tercera posición respectivamente.

En una etapa de transición antes de afrontar el segundo día de descanso de esta 102ª edición del Tour de Francia, el eslovaco Peter Sagan (Tinkoff-Saxo) se marchó a la aventura durante el paso por Col du Bez y Côte de Badaroux —los dos puertos de cuarta categoría— para provocar una numerosísima escapada junto a Joaquim ‘Purito’ Rodríguez (Katusha), Pinot (FDJ) o Hesjedal (Cannondale), entre otros, en los primeros kilómetros.

Al mismo tiempo, la hoja de ruta en el pelotón la marcaba el equipo Katusha, que trabajaba en favor del noruego Alexander Kristoff para saborear la primera victoria en esta ronda gala, con el objetivo de reducir las diferencias.

Se intercambió el testigo con Team Sky, la formación del líder Chris Froome, y con el Movistar Team, equipo que lidera la clasificación por conjuntos, para no desfallecer en el ritmo de carrera durante el descenso hacia la localidad de Aubenas, zona del sprint intermedio que se adjudicó Sagan para incrementar su ventaja sobre Greipel en la pelea por el maillot verde.

Las diferencias entre la fuga y el pelotón se redujeron notablemente durante la ascensión al Col de l’Escrinet, puerto de segunda categoría de casi ocho kilómetros con una pendiente media de 5,8%.

Los nervios se hicieron palpables y Matteo Trentin (Etixx-Quick Step) atacó para aumentar el ritmo. Hesjedal le siguió, al tiempo que Sagan pinchaba, y cazó al italiano, incapaz de batirse en solitario. No sirvió de nada el esfuerzo: a falta de 30 kilómetros para la meta, en un trazado llano, el pelotón acabó por engullir a los escapados.

Sin fuga, se priorizó ir agrupados en los últimos diez kilómetros para preparar un sprint final donde Greipel tiró de su explosividad a 300 metros imposible de igualar.