Gran actuación de los ciclistas del 53×13 en el ‘I Trofeo XCO’

El trabajo en equipo de los dos ciclistas segovianos de la categoría infantil fue la clave de la victoria y el dominio de la prueba celebrada en Fontiveros (Ávila) este sábado.

5

El pasado sábado, se celebró en la localidad abulense de Fontiveros, el I Trofeo XCO, es decir, el primer trofeo con normas olímpicas, para bicicleta de montaña. A la cita acudió la Escuela del Club ciclista 53×13 con 5 participantes en las categorías de infantiles (13-14 años) y cadete (15-16 años).

En la categoría de infantiles, la carrera se disputó en la jornada matinal, con un recorrido de 10 vueltas, a un circuito dibujado sobre el prado Ayuso de Fontiveros, y que pasaba por el cauce seco de un regato. El circuito parecía llano, y por tanto fácil, pero las constantes subidas y bajadas al cauce del regato, así como la ligera pendiente de subida sobre hierba, castigaba a los corredores.

La carrera fue dominada de principio a fin, por los dos infantiles de segundo año de la Escuela del club ciclista 53×13, Marcos García Aragoneses e Iván Gómez Llorente, este último el vigente campeón de Castilla y León en Ruta.

En la salida rápidamente se formó un grupo de cabeza con tres corredores, los dos segovianos y un corredor de Salamanca, pero mediada la prueba Marcos García Aragoneses lanzó un potente ataque y se escapó de sus compañeros de fuga.

Mientras la distancia iba creciendo, hay que destacar la labor de equipo de los segovianos, ya que con su presencia activa, impedían cualquier intento de caza.

En la última vuelta, se produjo el ataque de Iván Gómez Llorente, que se marchó del grupo perseguidor, alcanzando a su compañero de equipo en la última recta.

Así juntos, los dos segovianos entraron en meta, primero Marcos García Aragoneses, que acusaba el esfuerzo de haber rodado sólo la mitad de la prueba, y en segundo lugar Iván Gómez Llorente.

En la jornada vespertina, se celebraba la prueba cadete, con tres vueltas a un circuito más duro, sobre todo porque pasaba por una zona de ‘trialeras’, que castigaba especialmente a los corredores. El circuito tenía 6,3 kilómetros de longitud. En la prueba participaban dos corredores cadetes de primer año de la Escuela del Club Ciclista 53×13, que tuvieron un buen papel, teniendo en cuenta, que era la primera prueba para ellos, y que es su primer año en la categoría.