España ya apunta a Italia

La selección finaliza invicta la fase de grupos gracias a un gran triunfo ante Nigeria

0

España reeditará el próximo jueves en la tropical ciudad brasileña de Fortaleza la final de la Eurocopa jugada hace un año ante Italia en la marcial Kiev. La campeona del mundo se impuso ayer a Nigeria, gracias a los goles de Jordi Alba a los tres minutos de juego y al borde del pitido final, y de Fernando Torres a los 62 de juego, para avanzar a las semifinales de la Copa Confederaciones, el torneo que sirve de preparación para el Mundial de Brasil 2014. La otra semifinal medirá el miércoles en Belo Horizonte a la anfitriona con Uruguay, un clásico sudamericano.

En un ambiente propio de una sauna, aunque afortunadamente para los jugadores sin que en la primera parte diera el sol sobre el césped del Arena Castelao, el partido comenzó sin tregua, con la ‘roja’ acelerando en el mediocampo tal como lo hiciera en el recordado primer tiempo ante Uruguay.

Apenas se jugaron tres minutos cuando el balón se movió con electricidad en zig-zag antes de que Iniesta habilitara a Alba. Tras eludir con maestría a un rival, el lateral del Barcelona aprovechó un rebote afortunado para batir a Enyeama con un disparo raso.

La tarde amenazaba con un monopolio nacional, pero el duelo se paró al salir el defensa Omeruo en camilla tras un golpe y al equipo de Del Bosque se le fundieron varias conexiones, mientras los nigerianos, ya incorporado Egwuekwe, comenzaban a arreglar ciertos cortocircuitos.

Con una defensa bien adelantada y las frecuentes incursiones de Alba en el campo rival, España dejó un gran hueco libre en su área y acercaba el peligro a Valdés. Así, el equipo africano se encontró con huecos en el área, pero sin ser capaz de dar la estocada final.

Mientras el estadio coreaba «¡Nigeria, Nigeria!», confirmando que, en el Mundial del próximo año, la ‘roja’ no será favorita de los espectadores en ningún partido, el técnico patrio pedía dinamismo a sus hombres en ataque. O no lo escucharon, o no pudieron cumplir las órdenes del salmantino. Los jugadores nacionales comenzaron a dudar ante varias oportunidades perdidas, dos de Soldado y una de Cesc, que remató al poste ante un Enyeama vencido.

Por su parte, los nigerianos tenían cada vez más ocasiones, sobre todo a través de Sunday Mba, más seguro y resolutivo que Akpala. A esa altura la pelota ya le era infiel a España, en un duelo de posesión repartida como pocas veces se da cuando juegan los campeones mundiales. Así, el primer tiempo se fue con Valdés trabajando varias veces más que Casillas y Reina en los dos partidos previos.

Ideye tuvo el gol a los 51 minutos, pero la pelota le quedó atrás y no pudo rematar. A los 54, Cesc pidió el cambio y Silva entró en su lugar para ubicarse enseguida en labores defensivas, porque Nigeria seguía martilleando sobre el portero del Barcelona, aunque también con los pies enredados a la hora de rematar.

No necesitó Torres los pies para lograr el gol. En el primer balón que tocó tras sustituir a Soldado a los 60 minutos, el delantero del Chelsea remató de forma impecable un centro desde la izquierda de Pedro.

Restaba un buen rato aún, pero el choque estaba terminado, Del Bosque dio descanso a la ‘máquina de correr’ que es Pedro para hacer entrar a Villa y España se puso en ‘modo Italia’, un estado inmejorable, no en vano aquella final de Kiev terminó 4-0 a su favor. El 3-0 marcado por Alba en una escapada en solitario cerró el partido tal como había empezado, con el lateral del Barcelona sonriendo.