Borja Mayoral celebra tras anotar el gol ante Francia durante el partido de semifinales del Europeo sub-21.
Publicidad

La selección española Sub-21 se enfrenta hoy a Alemania (20.45 horas/Cuatro) en la final del Campeonato de Europa con la intención de conseguir su quinto título de la categoría y de buscar la revancha ante el combinado que ejerció de verdugo en la final de hace dos años en Polonia.

La España de Saúl, Asensio, Deulofeu y compañía no pudo completar su buena actuación en 2017 y cayó en la final ante los germanos. Aquella plantilla, ya con Vallejo, Meré, Mayoral y Ceballos en el equipo, se quedó con una espina clavada que puede sacarse hoy en el estadio Friuli de Udine, sede de la pelea definitiva por el título.

Sería el quinto para España, que igualaría a Italia como selección más laureada, o el tercero para los alemanes -vigentes campeones de la competición-. Una cita que puede suponer un punto de partida para ambas generaciones en el futuro. Quizá su próximo destino sea enfrentarse en un campeonato de categoría absoluta.

Los pupilos de Luis de la Fuente fueron de menos a más en el torneo. Empezaron perdiendo contra la anfitriona Italia y estuvieron a dos minutos de quedarse fuera del Europeo y de los Juegos de Tokyo. Sin embargo, un gol de Fornals ante Bélgica cambió la suerte de ‘la Rojita’, que fue imparable desde entonces.

Goleó a Polonia con un fútbol de alto nivel (5-0) y goles de bandera, e hizo lo propio contra Francia en las semifinales (4-1), liderados por un sensacional Fabián Ruiz, líder del combinado Sub-21 y una de las sensaciones del campeonato. El del Nápoles se puso en el escaparate como suele ocurrir en estos torneos previos a la pretemporada.

A su lado, y brillando de igual manera, está Dani Ceballos, que pide un sitio a gritos en el Madrid de Zidane. El sevillano está siendo indispensable en el esquema del seleccionador, capaz de variar en función del rival y para mejorar sus prestaciones. Otro de los baluartes de esta selección: la capacidad de adaptación de su técnico.

Para la final, lo más probable es que repita el once del pasado jueves. Dani Olmo y Fornals acompañarán a Oyarzabal en la punta de ataque, mientras que Aguirregabiria, Vallejo, Núñez y Junior, que fue de los destacados ante Francia, repetirán en la línea de cuatro. En la portería, un providencial Sivera, fundamental para salir con vida del asedio inicial de los franceses.

Un hueso duro

Enfrente estará una selección alemana que no ha perdido en el Europeo, tan solo cedió un empate contra Austria (1-1) en la última jornada de la fase de grupos. El equipo dirigido por Stefan Kuntz cuenta está desplegando buen juego y, sobre todo, está especialmente acertado de cara a gol.

Alemania llega a la final tras haber marcado 14 goles en cuatro partidos con Luca Waldschmidt como máximo exponente. El delantero del Friburgo suma siete goles y es el primer jugador alemán que logra marcar en cuatro partidos seguidos de una fase final del Europeo Sub-21, un jugador muy a tener en cuenta.

En sus filas también destaca el talento de Florian Neuhaus, del Gladbach, en el centro del campo, la potencia de Lukas Klostermann en el lateral derecho o las paradas de Alexander Nubel sin olvidar la seriedad de su central y capitán Jonathan Tah, una de las referencias del Bayer Leverkusen.

Una final que enfrentará a varios jugadores conocidos por su pasado en la Bundesliga. Es el caso de Vallejo, Mayoral, Meré o Aarón Martín, jugador del Mainz. La finalísima del Sub-21 mide a dos estilos parecidos, dominantes y protagonistas, pero sólo uno podrá confirmar su autoridad. Los alemanes, en busca de seguir reinando Europa; los españoles, a recuperar el cetro y consolidar su eterna apuesta por la base.