En busca del regreso perfecto

Nadal llega a la tradicional cita de Londres como el jugador más en forma del circuito

1

Un cuadro complicado, poca preparación sobre césped y una superficie exigente para sus rodillas: Rafa Nadal intentará en Wimbledon superar un nuevo desafío en su regreso perfecto al tenis.

Ganador de siete de los nueve torneos que ha disputado desde que volvió a pisar una cancha en febrero, el balear llega al tercer Grand Slam de la temporada, que comienza hoy, como el jugador más en forma del circuito. Pero su regreso fue tan exitoso como intenso, y tras sumar su octavo título en Roland Garros, se ausentó de Halle por recomendación médica y optó por descansar unos días.

«He parado y he podido disfrutar con mis amigos y mi familia», contó Nadal, que, por primera vez en ocho años, llega a Londres sin haber jugado ningún torneo previo en la breve gira sobre hierba.

«Será muy duro. Voy a intentar competir lo mejor posible. Daré lo mejor y luego veremos», fue el prudente mensaje que lanzó el ‘número cinco’ del mundo, que se medirá en el debut al belga Steve Darcis, 113 del ‘ranking’. Un discurso de cautela que ya ha repetido varias veces en un año que calificó de «transición», pero que contrasta con su marcha arrolladora sobre la pista.

Sin embargo, el manacorí sabe que el césped no es precisamente la superficie más benévola con sus articulaciones. «Es quizás la superficie más complicada para mi rodilla. Las posiciones que hay que adoptar son muy bajas, de mucha flexión y allí es dónde más siento el dolor», comentó Nadal, que volvió a hablar sobre el tema pese al silencio que se había impuesto.

Por si fuera poco, deberá afrontar la parte más complicada del cuadro, al menos en los papeles. Le espera un hipotético cruce en cuartos con el suizo Roger Federer, que va en busca de su octavo título en la catedral del tenis, y luego en semifinales con el británico Andy Murray, que ha preparado durante casi un mes para poder romper la sequía de títulos locales que se remonta a 1936.

Pero primero está Darcis. «Es un buen jugador, talentoso. Sabe jugar al tenis en todas las superficies y tiene buenos tiros. Voy a tener que hacerlo bien y ser muy competitivo desde el inicio», analizó el balear, consciente de su falta de rodaje en la superficie.

«Prácticamente se puede decir que llevo casi dos años sin poder jugar bien en hierba», dijo un Nadal al que aún sobrevuela en su cabeza la sorpresiva derrota del 2012 ante el checo Lukas Rosol por la segunda ronda.

Fue su último partido antes de la larga ausencia de siete meses. Un año después, Nadal buscará superarse una vez más. No se lo pondrán fácil aquellos que, como Nadal, parten como favoritos en la cita más tradicional del año: Federer, Murray, Djokovic, Ferrer, Del Potro, Tsonga y Berdych.