El Villarreal saca pecho

El conjunto levantino doblega al Atlético de Madrid y sigue la estela del liderato

1

Una genialidad del brasileño Nilmar, que culminó Cani, y otro gran tanto del italiano Rossi dieron una victoria de calidad al Villarreal frente a un Atlético que acusó falta de pegada y reclamó tres penaltis.

El conjunto de Quique Sánchez Flores, que dejó al uruguayo Diego Forlán en el banquillo, comenzó muy enchufado y con ganas de buscar la portería del Villarreal. Lo hizo en los primeros cinco minutos, en los que el equipo madrileño generó un posible penalti a Simao, un gol bien anulado a Agüero por un fuera de juego y otra llegada peligrosa.

Por ello, parecía que los locales no tendrían una primera parte plácida. Pero justo en ese momento apareció Nilmar, que se inventó una jugada desde el centro del campo y se plantó en el área para asistir a Cani, y que éste superara a De Gea, con un toque sutil.

El gol atemperó los ánimos e que hizo que el Villarreal comenzara a dominar la pelota y el ritmo de juego. Mientras tanto, los visitantes tuvieron muchos problemas para crear peligro. Tan solo al borde del descanso volvió a tener una buena oportunidad el Atlético, con un disparo del uruguayo Godín, rechazado por Diego López. El balón lo recogió Agüero junto a la línea de fondo, y fue derribado por Gonzalo Rodríguez, justo en el momento en el que el árbitro pitaba el final del primer tiempo.

Ello propició una avalancha de jugadores y técnicos del Atlético de Madrid rodeando al árbitro en el centro del campo y exigiendo esa pena máxima al colegiado que, camino del vestuario, expulsó a Quique Sánchez Flores.

Y con esa sensación de que el partido estaba caliente empezó la segunda parte. Pero esa calentura se encargó de atemperarla Rossi, quien se fabricó un gol en una genial jugada dentro del área y puso a los siete minutos el segundo gol.

El conjunto rojiblanco reclamó un tercer penalti a Agüero en la que fue su última aproximación seria al área castellonense, ante un Villarreal que no pasó excesivos apuros para resguardar el marcador.