El Villarreal aplaza el ‘alirón’

El Barcelona se vio con el título en el bolsillo, pero un tanto de Llorente mantiene la emoción una semana más.

1

Un tanto de Joseba Llorente en el minuto 92 frustró el alirón del Barcelona, que fue campeón hasta entonces, y que ahora solo necesita un punto en los tres partidos que quedan para levantar su decimonoveno título liguero, después del empate conseguido ayer por el Villarreal en el Camp Nou (3-3).

El conjunto azulgrana y sus aficionados ya se veían levantando el trofeo liguero, pero una expulsión del francés Eric Abidal (m.77), que supuso un penalti, permitió la reacción de los hombres de Manuel Pellegrini, quienes acortaron distancias con la pena máxima de Matías Fernández e igualaron el partido con un gran tanto de Llorente, que ya había marcado el primero de su equipo.

Lo tenía todo preparado el equipo dirigido por Pep Guardiola. De hecho, cedió un empate, el tercero de la temporada en casa, porque el partido se enredó puntualmente después de que quedarse con un jugador menos, más que por el juego del Villarreal, que siempre fue a remolque y que tan solo sacó la cabeza a partir del 3-2.

El técnico del conjunto catalán anunció que había llegado el momento de cerrar la Liga cuanto antes mejor y sus jugadores estuvieron a punto de conseguirlo. De hecho, el Barcelona se adelantó en el marcador con un tanto del marfileño Keita (m. 12) y se rehizo tras el empate conseguido por Llorente en el 22.

Pero, poco después, cuando los azulgrana se pusieron por delante en el marcador, por medio de un tanto de Samuel Eto’o, el dueño del campo se sintió campeón y más aún cuando, al borde del descanso, Dani Alves marcó el 3-1 después de un lanzamiento de falta.

Hasta entonces, el Barcelona fue el equipo dominador que ha lucido durante toda la temporada. Salió decidido a levantar el título en el Camp Nou, algo que no ocurría desde la temporada 1997-98, y no tuvo ni una duda. Keita, en la tercera ocasión de los azulgrana, decidió después de un remate que dio en Gonzalo (m. 12).

Iluminados por Iniesta, que recibió repetidas ovaciones durante toda la tarde, los azulgrana jugaron a lo que saben: al toque, al desmarque, desde la presión.

Sin embargo, el Villarreal, que ayer jugó con una clara vocación ofensiva, equilibró la contienda después de una combinación entre Ibagaza y Rossi, que remachó desde muy cerca Joseba Llorente (1-1, m. 22).

Incluso los jugadores castellonenses pudieron ponerse por delante, aunque el remate cercano de Rossi fue despejado por Víctor Valdés, en una gran intervención que salvó a los suyos.

A partir de entonces, el bloque ‘culé’ jugó como más le gusta y se hizo dueño y señor del partido. En un rápido saque de falta, el balón llegó sobre Iniesta, quien regaló el tanto a Samuel Eto’o, su vigésimo octavo gol en la Liga.

Minutos después, cuando Dani Alves, en un lanzamiento de falta, batió al arquero Diego López, el Barcelona y sus seguidores se sintieron campeones, cuando aún faltaban 45 minutos.

Con excepción de los minutos finales, el segundo tiempo fue una fiesta barcelonista. Banderas al viento y gritos de euforia. El centrocampista Xavi marcó el cuarto, pero no subió al electrónico porque fue anulado por un fuera de juego inexistente de Keita (m. 50).

Samuel Eto’o, el máximo goleador de la Liga y con la ‘Bota de oro’ entre ceja y ceja, fue el que más lo intentó ante la portería rival. Pareció que el equipo ya buscaba galardones individuales, principalmente el del camerunés, un jugador fundamental, una vez prácticamente asegurado el ‘Zamora’ de Víctor Valdés.

El tanto de Matías Fernández, después de transformar un penalti en el minuto 78, le dio toda la emoción a los minutos finales, en una jugada que supuso la expulsión de Eric Abidal. A renglón seguido, el Villarreal se lanzó en busca del empate y lo tuvo en una jugada enredada, después de una falta lanzada por Nihat.

Jugando con 10, la escuadra catalana sufrió por el empuje de su oponente y se quedó helado cuando Llorente, en el tiempo añadido, controló un balón a la espalda de su defensa y puso el balón en la cruceta de la meta azulgrana, una diana que aplaza el ‘alirón’ de los hombres de Pep Guardiola, que solo necesitan un punto más para levantar su decimonoveno título liguero.