El Sevilla aplaza el desenlace

El cuadro de Nervión empata frente al CSKA de Moscú y deja la resolución para la vuelta

0

El Sevilla arrancó ayer un valioso empate en su visita al CSKA de Moscú en un partido en el que se adelantó en el marcador en la primera parte, pero en el cual pecó de falta de ambición.

Manolo Jiménez optó por dejar en el banquillo a Kanouté y poner en liza al trivote defensivo compuesto por Romaric, Zokora y Renato para frenar las embestidas del equipo del Ejército ruso en los primeros compases.

En todo caso, pese a que las temperaturas eran mucho más cálidas de lo esperado y el césped artificial del estadio Luzhniki presentaba un aspecto magnífico, salió frío el bloque de Nervión.

El conjunto local comenzó avisando por mediación del checo Necid que cogió desprevenidos en dos ocasiones a los centrales sevillistas, pero sus disparos salieron muy desviados. El segundo en poner en aprietos al Sevilla fue Mark González, que se sacó a los 10 minutos un buen centro desde la izquierda que el serbio Krasic no supo aprovechar.

Mientras tanto, el equipo nacional no conseguía hilvanar ninguna jugada de peligro y tanto Negredo como el escurridizo Navas se encontraban muy desasistidos.

El japonés Honda, que debutaba tras su fichaje en el mercado de invierno, fue el que más lo intentó con varios disparos desde fuera el área, especialmente uno a los 15 minutos que pasó ligeramente por encima del larguero.

La mejor jugada de los eslavos la protagonizó el serbio Krasic que se llevó en velocidad a Navarro por la derecha y su centro lo remató espectacularmente de chilena Mark González, pero se fue alto.

A partir de ahí, el Sevilla comenzó a desperezarse y adelantar líneas, mientras Navas y Adriano comenzaron a pedir más el balón.

Así, a los 25 minutos, el joven internacional recibió el balón por la derecha, se fue de su marcador en velocidad y centro raso al corazón del área rusa. Allí, Negredo esperó que el balón pasara entre el portero y el central rusos para empujar el balón a las redes e inaugurar el marcador.

Nunca imaginó el Sevilla que con tan poco esfuerzo y con un planteamiento ultradefensivo podría acabar los primeros 45 minutos por delante en el marcador.

El CSKA salió a por todas en la segunda parte y Krasic estuvo a punto de empatar a los dos minutos al recibir un centro al segundo palo en el vértice izquierdo del área pequeña, pero su remate no alcanzó su objetivo.

Los pupilos de Manolo Jiménez optaron por seguir jugando con fuego, sin apenas arriesgar ni profundizar, y ni siquiera la entrada del argentino Perotti por un desacertado Adriano cambió mucho la dinámica del juego visitante.

Así que, paradojas del destino, tuvo que ser un ex futbolista bético, Mark González, el que lograra el empate con un magnífico disparo desde fuera del área que cogió a Palop adelantado (m. 66).

El Sevilla parecía noqueado y el checo Necid estuvo a punto de amargar aún más la vida a los españoles con un disparo desde dentro del área que atrapó ágilmente el portero valenciano.

Además, Palop todavía tuvo tiempo de salvar a su equipo al despejar con los pies un disparo a bocajarro de Necid a falta de cinco minutos para el pitido final.

A partir de ahí, ambos bloques parecieron conformarse con el empate y reservaron fuerzas para el partido de vuelta, cuyo pronóstico se presenta incierto.

Otro resultado:

Inter de Milán-Chelsea 2-1