El Segovia Futsal se refuerza con la llegada de Javi Orol y Riquer

Ambos jugadores, que no cobrarán por vestir la camiseta del conjunto segoviano, vendrán a dotar de veteranía al equipo, cuyo cuerpo técnico ha dado la baja a Adelberto y Charli

1

Desde que iniciara su nueva etapa, allá por el mes de agosto, el Segovia Futsal realizó una clara apuesta por la juventud en su plantilla, formando un grupo de jugadores que tenían por delante un futuro prometedor, pero a los que había que cuidar en el presente. Con el equipo sufriendo en la primera vuelta de la Liga, perdiendo partidos ante rivales más expertos, el Club ha apostado por compensar un poco más la tremenda juventud del plantel, dando entrada en el equipo a dos leyendas vivas del fútbol sala segoviano, y español, como son Alberto Riquer y Javier Orol.

Ambos, integrantes del histórico Caja Segovia que lo ganó todo, vienen al nuevo club en sustitución de Adelberto y Charli, a los que el cuerpo técnico dio la baja después del encuentro de Copa del Rey frente al Montesinos Jumilla. Riquer jugó al pasada temporada en Vietnam, en el equipo Thai Son Nam, ayudando a la expansión del fútbol sala. Javier Orol disputó la temporada 2011-2012 con el Navalagamella de Segunda División B.

El condicionante económico representaba una dificultad añadida a la hora de incorporar jugadores, porque el Segovia Futsal ya ha dejado claro en repetidas ocasiones que su prioridad es cubrir el presupuesto. Pero el Club ha anunciado que ambos jugadores llegan a Segovia sin cobrar un euro por sus servicios, y tienen aún tres semanas para ponerse en forma y poder ayudar a un equipo que quiere remontar el vuelo en la segunda vuelta de la competición.

“No podíamos negarnos”

“Tenía ese gusanillo de seguir jugando aún latente tras mi paso por Vietnam, y al proponerme volver para echar una mano a una entidad que me ha dado tanto, ni me lo pensé”. Así se expresaba Alberto Riquer a preguntas del gabinete de prensa del Segovia Futsal para justificar un fichaje que tiene sin duda su punto de nostalgia, teniendo en cuenta que tanto Riquer como Orol formaron parte del mítico Caja Segovia que ganó todos los títulos a finales de los 90 y principios del 2000. Así lo entendía el toledano, que afirmó que su llegada de nuevo al Pedro Delgado “será un choque de emociones, de recuerdos del pasado, de grandes ilusiones y éxitos”, pero que llega a Segovia para “ayudar al Club en todo lo que sea posible. Es un reto personal y profesional por el hecho de volver a mi casa a intentar devolver a la afición lo que hace años me dio a mí”.

Javier Orol señaló que “no podía negarme a ayudar al equipo que me dio tanto en mi etapa deportiva”, y que el próximo jueves, cuando comience a entrenar con el Segovia Futsal “me pondré a la disposición del entrenador para lo que estime oportuno. Aportaré experiencia, trabajo e ilusión”, por más que sienta una cierta nostalgia “por lo que viví en mi etapa anterior y alegría por volver a pisar el parquet del pabellón que me marcó a nivel deportivo y personal”.