El Open cambia de número 1

Marcel Granollers, número 73 del mundo, volverá a jugar en El Espinar

0

En todas y cada una de sus ediciones, y ya van 30, el Open Castilla y León siempre se ha guardado un as en la manga. A veces un cuadro final repleto de jugadores importantes, a veces unas actividades de promoción que han dado la vuelta al mundo, a veces una visita de campanillas a las instalaciones del torneo… lo cierto es que el ‘Villa de El Espinar’ siempre ha sabido encontrar la forma de promocionarse, a pesar de la crisis.

En esta ocasión, el torneo había recibido unas ciertas críticas por la ausencia de jugadores españoles en el cuadro final. Así, la organización quiso hacer una apuesta por mejorar ese cuadro con la presencia de algún tenista español de renombre, y finalmente lo ha logrado con la presencia de Marcel Granollers.

El jugador nacido en Barcelona en abril de 1986, es uno de los mejores tenistas nacionales de la actualidad, y desde hace varias temporadas se integra entre los cien mejores del mundo, ocupando en la presente semana el puesto 73, lo que de hecho le convertirá en cabeza de serie número 1 del torneo espinariego, desplazando al alemán Dustin Brown al 2.

Granollers formó parte en dos ocasiones del equipo español que se alzó con la Copa Davis en los años 2008 y 2011, y se ha consolidado como uno de los mejores jugadores en la modalidad de dobles, donde ha cosechado sus mayores logros, hasta meterse entre los cinco mejores doblistas del mundo en el año 2013, encontrándose en la actualidad en el decimotercer puesto.

Con mejores números sobre tierra batida que en pista rápida, Granollers ha disputado los tres torneos Grand Slam , siendo eliminado en el Open de Australia por el francés Gilles Simon, en Roland Garros por Roger Federer, y en Wimbledon por el argentino Leonardo Mayer.

El jugador catalán fue durante los inicios de su carrera uno de los habituales en el Open Castilla y León, y aún se recuerda la actividad promocional del torneo que protagonizó en agosto junto al francés Jeremy Chardy en la torre de Juan II del Alcázar, donde realizó una exhibición. Ahora buscará una victoria en la categoría individual que siempre se le ha resistido en el torneo espinariego.