El Madrid resiste en Vistalegre

El conjunto blanco se impone al Olympiacos y sigue vivo en la eliminatoria de cuartos

2

El Real Madrid consiguió una cómoda victoria ante el Olympiacos en Vistalegre que le mantiene con vida en los ‘play-off’ de los cuartos de final de la Euroliga, gracias a un encuentro marcado por el acierto en ataque y la intensidad defensiva, que maniató a su rival y mantiene vivas las esperanzas de conseguir el pasaporte a la ‘Final Four’.

A seis puntos llegaron a ponerse los de Giannakis al comienzo del último cuarto. El esfuerzo en defensa de unos y la falta de puntería de otros propició un final de partido muy ajustado, algo a lo que ya se ha acostumbrado el equipo de Joan Plaza.

Aún así, los blancos dejaron ver ciertos signos de nerviosismo que pusieron en peligro un triunfo más necesario que nunca. Una vez más, Reyes y Bullock sostuvieron a su equipo. Aun cuando una canasta al contraataque de Mumbrú ponía al equipo ‘merengue’ con una ventaja de 11 puntos, sendos triples de Vasilopoulos y Papaloukas volvieron a apretar el partido. Dos tiros libres de Raúl López y la renuncia de Olympiacos a hacer falta en los últimos segundos permitieron a los blancos disfrutar de un triunfo vital.

El conjunto madridista entró en el partido concienciado de cuánto le iba en la cita, y pronto empezó a fraguar una victoria que le mantiene a flote en la máxima competición continental. Louis Bullock, inspirado en los últimos encuentros, no esperó esta vez a acudir al rescate de su equipo, sino que con dos triples consecutivos abrió una primera brecha importante en el marcador y enseñó el camino hacia el triunfo.

Junto a él destacó Mumbrú, que le ganó la partida a Childress y fue parte fundamental del parcial de 11-0 con que los de Joan Plaza iniciaron el duelo. Pero si vital fue el ataque, no menos lo fue la defensa. Los blancos borraron del parqué al conjunto visitante. En tres minutos, los helenos solo tiraron una vez a canasta y acumularon hasta cuatro pérdidas de balón.

Al festival español no tardó en apuntarse su capitán, Felipe Reyes. El cordobés puso su sello en nueve de los 11 siguientes puntos de su equipo y estiró la renta hasta situarla en un máximo de 18 cuando aún no había concluido el primer período. A diferencia de lo ocurrido en el Pireo, los blancos se mostraron resueltos a ganar, y a la tímida reacción de los griegos contestó con un parcial de 10-0 con la que recuperó la tranquilidad.

Hasta cinco minutos y medio tuvieron que pasar del segundo cuarto para que los de Giannakis pudieran anotar sus primeros puntos. Al escaso bagaje del Olympiacos no ayudó la mala actuación de su líder, Theo Papaloukas, una sombra del jugador decisivo que se pasea por el Viejo Continente y que había aparecido en los dos primeros partidos. Sus pérdidas de balón, fruto de errores incomprensibles, también ayudaron a cimentar la derrota roja.

El buen juego del conjunto blanco se vio cortado al descanso. En la reanudación, la fluidez en ataque de los locales se resintió y permitió que el rival tomara aire. A ello contribuyó también el buen hacer del ex barcelonista Bourousis, un escollo en la pintura que planteó innumerables problemas a los pívots locales y que dio inicio a la remontada griega que puso en peligro el triunfo madridista.

Tras la victoria blanca, mañana tendrá lugar de nuevo en Vistalegre el siguiente compromiso. Los hombres dirigidos por Joan Plaza deben repetir resultado si quieren forzar un regreso al El Pireo y seguir optando a la ansiada ‘Final Four’ de Berlín.