El liderato de Márquez se mide de nuevo a la supremacía de Yamaha

Lorenzo y el ‘renacido’ Rossi parten como favoritos para recortar más puntos en Le Mans

El mítico trazado de Le Mans acoge el Gran Premio de Francia, quinta prueba del calendario del Mundial de Motociclismo y a la que Marc Márquez (Repsol Honda) llega como líder amenazado por las Yamaha de Jorge Lorenzo y el ‘renacido’ Valentino Rossi.

El piloto de Cervera no pudo mantener en el aterrizaje del campeonato en Europa su estado de forma y volvió a verse por detrás de las M1 en el GP de España, aunque acertó a salvar un podio más, el cuarto de cuatro posibles, que le dejan todavía por delante de sus principales rivales y como el único en haber estado en todas las citas entre los tres primeros puestos.

El catalán aventaja aún en 17 puntos a Lorenzo y en casi una carrera (24) a Rossi, pero el italiano resurgió en Jerez para poner fin a su sequía de triunfos tanto en el Mundial, donde no ganaba desde el pasado Gran Premio de Gran Bretaña, como en España, donde no lo hacía desde 2009, y ahora espera volver a recortar distancias en un escenario siempre incierto.

Y es que a las dudas sobre el rendimiento de los Michelin se unen las que provoca una climatología siempre especial en Le Mans, donde las temperaturas bajas y la lluvia pueden ser protagonistas, y ahí Il Dottore es un piloto que eleva su rendimiento. De todos modos, el pronóstico es de sol y calor.

Todo parece, de momento, destinado a ser una pelea entre estos tres pilotos, ya que el cuarto clasificado, Dani Pedrosa (Repsol Honda) está a 42 puntos de su compañero de equipo y lidera la terna de españoles que acaparan las ocho primeras posiciones.

Le Mans es un circuito cuyas características se adaptan bien a las M1, que parecen todavía por encima de unas Honda que, de todos modos, también saben los que es ganar en el circuito francés con sus dos pilotos actuales ya que Márquez lo hizo en su demoledor 2014, mientras que Pedrosa lo consiguió uno antes.

El ilerdense sólo pudo ser cuarto en 2015 en un circuito donde prima la frenada y la aceleración, este último el punto a mejorar de su montura, mientras que el de Castellar del Vallés no tiene buenos resultados ya que a su victoria sólo añade en la categoría reina dos terceros puestos en 2009 y 2006.

Más le gusta a Lorenzo este circuito, donde atesora cuatro triunfos: el de 2015, en el inicio de su mejor momento de la temporada, y los de 2009, 2010 y 2012. El balear busca celebrar de nuevo del mejor modo su 29 cumpleaños, pero ha mostrado preocupación por los neumáticos y ya sin los focos sobre él por su fichaje por Ducati tratará de recuperar su posición de dominio sobre su compañero.

Rossi suele rendir muy bien en este trazado, donde incluso llegó al podio en sus dos discretas temporadas en Ducati, con un tercer puesto en 2011 y un segundo en 2012. El nueve veces campeón del mundo no gana en Le Mans desde 2008, pero fue segundo los dos últimos años, y no encadena dos triunfos seguidos en el Mundial desde 2009, aunque llega reforzado por su victoria con pole incluida en España, labrada desde un gran trabajo el viernes para encontrar la puesta a punto con la que arrolló a sus rivales.

FuenteEuropa Press  
Compartir