El líder también sabe sufrir

El FC Barcelona sobrevive a una gran primera parte del Valencia y suma tres puntos vitales con dos goles en el primer y último minuto del choque.

El FC Barcelona, líder de la Liga, doblegó al Valencia CF (2-0), que cede en su lucha por la tercera plaza que ostenta el Atlético de Madrid, por lo que los de Luis Enrique Martínez refrendaron el buen resultado cosechado en la ida de cuartos de final de Liga de Campeones ante el París Saint-Germain.

Si bien los valencianistas salieron con todo y fueron los primeros en morder, no había pasado ni un minuto y a los culés les bastó con un solo contragolpe para marcar. Tras una conducción de Leo Messi, el uruguayo Luis Suárez anotó emulando la misma definición en el gol que firmó hace tres semanas ante Iker Casillas en la victoria en el clásico ante el Real Madrid.

El conjunto che, lejos de amilanarse tras el tempranero tanto local, mantuvo la intensidad e impidió el dominio del balón por parte de los azulgrana. Fruto de ello, encontró en un Rodrigo muy activo un baluarte ofensivo. Y es que el atacante hispano-brasileño en seguida estuvo a punto de sorprender en un disparo desde la frontal que se marchó desviado de la portería defendida por Claudio Bravo.

Precisamente, y cuando aún no se había llegado al minuto 10, el guardameta chileno se erigió en el salvador de los suyos al detener un penalti a Dani Parejo, que erró en la ejecución. La pena máxima la provocó Rodrigo, quien tras un saque de banda recibió una entrada a destiempo de un desafortunado Gerard Piqué.

A partir de ahí, el Valencia se encomendó a su delantero Paco Alcácer, que estuvo prácticamente omnipresente en las jugadas de ataque de su equipo, claro dominador pese a verse por detrás en el marcador. Hasta en cuatro ocasiones tuvo opciones el canterano, destacando dos en particular. Primero, en una jugada en la que Parejo le robó el balón a Piqué pero su remate se estrelló en un defensor, y después en otra en la que el balón se estrelló en el palo cuando rondaba el minuto 33.

Por su parte, el Barça tuvo un par de réplicas protagonizadas por Messi, una en la que no pudo dirigir un cabezazo a centro de Suárez, y otra a cinco minutos del término de la primera parte, al fallar el argentino delante del área pequeña con todo a favor, pero con su pierna menos buena, la derecha. Así, Diego Alves no tuvo ni que intervenir.

Ya en la segunda parte, los azulgrana recuperaron el control de la pelota con la entrada en el centro del campo de Iván Rakitic por Adriano, lo que hizo que Jérémy Mathieu cayera al lateral izquierdo y Javier Mascherano descendiera al centro de la zaga.

Gracias a una mayor posesión, los de Luis Enrique recibieron más faltas y en una de ellas Messi, el más enchufado de los azulgrana durante el devenir del encuentro, pudo ampliar la ventaja cuando en torno al ecuador del segundo periodo chutó a la escuadra ante la mirada del meta brasileño, que hizo la estatua. El astro barcelonista dispuso de alguna opción más en algún contraataque que no llegó a concretar, mientras que Rodrigo aprovechó un rechace para poner a prueba a Bravo.

En los compases finales, Pedro hizo lo propio con Alves, que acertó al tapar el primer palo y Messi, con todo el Valencia arriba aprovechó una salida al contragolpe para batir en el último suspiro al portero sudamericano, que en primera instancia le ganó la partida en el mano a mano, pero que no pudo hacer nada en el rechazo.

Así, los de Nuno Espírito Santo ven cortada su racha de imbatibilidad en 10 partidos, y los barcelonistas se mantienen en el liderato dos puntos por delante del Real Madrid, que ganó al Málaga.

FuenteEuropa Press 
Compartir