El CD La Granja mantiene su toque agresivo en su temprano viaje a Burgos

0

El CD La Granja ha disfrutado esta semana de viento a favor. Tras haber ganado el sábado al Burgos Promesas, el cuadro granjeño continúa a partir de las 12.00 su diálogo futbolístico con el fútbol burgalés visitando El Plantío para medirse al Beroil Bupolsa. Lo excepcional de la fecha, festivo en la región pero día laborable en Madrid, ha limitado los efectivos con los que podrá contar su técnico, David Samaniego. No viajarán Guille, Yiyo, Bubi ni Chiqui por trabajo, nómina a la que añadir la lesión de tobillo de Domingo. En total, 13 jugadores. “Vamos pocos, pero ganar el otro día nos vino muy bien, ves las cosas de otra manera. La gente está muy motivada”, asegura el preparador.

Pese a lo apretado del calendario, con cuatro partidos desde hoy hasta el 3 de mayo, los jugadores responden en lo físico. “Aunque somos una plantilla corta, el equipo está rindiendo a buen nivel”, indica Samaniego, que mantendrá de salida el mismo esquema del pasado sábado, con defensa de tres y dos carrileros profundos. “Lo hablé el otro día con los capitanes. Yo llevo aquí poco tiempo y mejor que ellos no lo sabe nadie. Teníamos que ser más agresivos, subir líneas… Si queremos algo positivo hay que arriesgarse, aunque nos metan luego cinco goles”.

Riesgo controlado

El esquema castiga duramente cualquier pérdida en la elaboración, situación que aprovechó el Burgos Promesas para dominar en la primera parte. “El entrenador leyó bien el partido y nos buscó pronto diagonales a las espaldas. Intentaremos corregirlo”. El Beroil Bupolsa, un cuadro intenso que limita al máximo los errores, tiende a evitar complicaciones.

La Granja quiere convertir la exigencia física del amplio campo burgalés en una oportunidad. “Tenemos jugadores rápidos y nos puede venir bien para buscar espacios”. La exigencia del horario, madrugón incluido, es relativa: “Todo es psicológico. Si quieres que te afecte, te va a afectar. Si piensas en que ganamos el otro día, todo irá bien”. A seguir sonriendo.