El Betis se hunde en Segunda y el Valladolid se salva ‘in extremis’

El bloque andaluz culmina una mala campaña y repite el camino que ya tomó en el año 2000.

1

El Valladolid, con el empate (1-1) en el estadio Manuel Ruiz de Lopera, logró la permanencia en Primera División a costa del Real Betis, que, de esta forma, culmina una desastrosa campaña que le conduce a Segunda, a la que bajó en la campaña 1999-2000.

Fue un choque de muchos nervios, con mejor juego de los locales, que pudieron dejar sentenciado el encuentro en los primeros 10 minutos, con ocasiones claras de Oliveira, Sergio García y Mark González, pero la suerte les fue esquiva, al igual que ocurrió en el minuto 22, con Sergio García, y en el 30, por medio de Mark González, en las que Sergio Asenjo fue el protagonista.

Sin embargo, el cuadro ‘pucelano’, que había tenido menos peligrosidad y había jugado casi siempre a remolque del ritmo de los verdiblancos, fue el que cobró ventaja en el marcador, ya en el tiempo de prolongación de la primera mitad, por medio de Aguirre, quien culminó un contragolpe de los castellanos para batir a Ricardo.

Los comienzos del segundo tiempo fueron prometedores para el Betis, ya que Oliveira empató pronto, e incluso tuvo otra opción después, con un balonazo al poste izquierdo del marco de Asenjo.

Pero el sueco Goitom, a los 53 minutos, tuvo, solo ante meta Ricardo, una oportunidad clarísima, aunque su balonazo se fue muy por encima del marco bético.

Juanito, a los 67 minutos, en pleno acoso de los béticos, y tras un saque de esquina, estuvo cerca de poner el 2-1, al igual que Oliveira ya en el tramo final.

Sin embargo, los resultados en otros campos y el empate en el Ruiz de Lopera condena al Betis al purgatorio de Segunda tras haber jugado con fuego durante cuatro campañas consecutivas.

incidentes. Además, tras este varapalo, unos 200 aficionados atacaron la entrada principal del estadio. Los incidentes se produjeron al término del partido ante el acceso principal del coliseo heliopolitano, por donde suelen entrar tanto jugadores como dirigentes del equipo. La Policía Nacional tuvo que intervenir con unidades a caballo, y los antidisturbios acordonaron las inmediaciones del acceso, que los aficionados intentaban asaltar en medio de gritos contra el máximo accionista de la entidad sevillana, Manuel Ruiz de Lopera.

También se registraron incidentes en calles aledañas, donde las fuerzas del orden tuvieron que actuar para controlar a numerosos radicales.