El Barcelona vuelve a la senda del triunfo ante el Estrella Roja

El Laboral Kutxa sucumbe en la cancha del poderoso Olympiacos

0

El FC Barcelona venció ayer al Estrella Roja de Belgrado (92-77) en la cuarta jornada del ‘Top 16’ de la Euroliga para poner un balance de 2-2 ante el colista del grupo, que sigue sin conocer la victoria, y los de Xavi Pascual cogen aire a base de empequeñecer al ‘gigante’ Marjanovic y una mejora en la estabilidad en los momentos clave.

Los blaugranas rompieron el partido en el tercer cuarto gracias a una racha anotadora del croata Mario Hezonja, uno de los mejores del partido, con la que se fueron hasta un +12 de diferencia que dejaba tocado a un Estrella Roja que ya se vio muy abajo en el segundo cuarto, justo después, además, de poner al Barça en apuros.

Abrines, con 15 puntos, fue el máximo anotador del encuentro, bien secundado por la labor de Tomic (12 puntos y 10 rebotes), Hezonja (12), Doellman y Huertas, con 11 tantos cada uno.

Hubo mucho acierto en el tiro exterior, con un 50% en triples, y con grandes rachas de acierto. Era un partido importante y el Barça lo afrontó como tal, con la intención de cerrarlo cuanto antes y así lo hizo, pues tras el descanso no hubo nunca la sensación de que se pudiera escapar la victoria. Sobre todo con un tercer periodo de ruptura en la que echaron al Estrella Roja del partido.

Además, el ‘gigante’ Boban Marjanovic de 2,21 metros de altura quedó empequeñecido por el trabajo defensivo de Ante Tomic y Tibor Pleiss. Por fuera, el mal acierto en el tiro acabó por sentenciar a los serbios, que rápidamente vieron que no inaugurarían su casillero de victorias.

Por su parte, el Laboral Kutxa Vitoria continuó exhibiendo irregularidad en su periplo por el ‘Top 16’ , al verse doblegado (76-64) en su visita a la cancha del Olympiacos, y tras un encuentro en el que Vassilis Spanoulis ayudó a los griegos a sellar —con 27 puntos y 6 asistencias— una nueva derrota del club vasco.

Después de esta abultada derrota, el Baskonia sigue sin encontrar su filón de juego, con un balance negativo de partidos (1-3) y merodeando las últimas posiciones del grupo F. Cuatro jornadas se llevan disputadas en esta segunda fase de la máxima competición europea y en ninguna de ellas los pupilos de Ibon Navarro han mostrado sensación de poderío.