El Barça quiere un nuevo récord

Gijón fue el punto de partida del bloque azulgrana hacia el triplete tras conseguir una victoria por 1-6.

0

El Barcelona de los récords tiene una buena ocasión para continuar haciendo historia hoy en El Molinón ante el Sporting e igualar ahora el récord de victorias de una de las principales ligas europeas, en este caso la italiana que data de la temporada 2006-07, cuando el Inter de Milán logró 17 de una tacada. Aunque todavía queda lejos, la mayor hazaña está en poder del Celtic Glasgow, que en la campaña 2003-04 consiguió 25 triunfos seguidos, el bloque azulgrana puede dar un nuevo paso en un campo que se le da bien y donde empezó, en septiembre de 2008, la leyenda del equipo del triplete con una victoria por 1-6.

Aquel fue el punto de partida para un equipo que llegó a la cita con un punto en dos partidos, en el inicio de la etapa de Pep Guardiola como entrenador. Aquella goleada fue el punto de inflexión. Después de aquel encuentro, los resultados positivos se transformaron en ocho títulos.

En lo deportivo, Guardiola debe decidir si alinea a su equipo titular o se decide por reservar algunos efectivos con vistas al choque de ida de los octavos de final de la Champions que su escuadra jugará el próximo miércoles en Londres frente al Arsenal.

Del once titular faltará Carles Puyol. El capitán culé, aquejado de una tendinopatía en el vasto externo de la rodilla izquierda, tuvo que retirarse en el descanso del envite liguero ante el Racing de Santander (22 enero) y desde entonces no ha jugado.

Se ha perdido los dos partidos coperos frente al Almería y los de la competición ante el Hércules y el Atlético de Madrid. La duda radica en si podrá estar disponible para jugar ante los ‘gunners’.

Las rotaciones podrían afectar a la defensa y a la media. Sin Puyol, Abidal tiene todos los números para repetir como central al lado de Gerard Piqué y Alves es seguro como lateral derecho. Por la izquierda, Adriano podría tener su oportunidad. Otros jugadores como Mascherano o Afellay podrían tener alguna opción. El argentino, para darle unos minutos de descanso a Busquets, mientras que el holandés está llamado a tener más minutos en las próximas citas.

El entrenador del Sporting Manolo Preciado oculta sus intenciones para recibir hoy al equipo azulgrana, ya que a lo largo de la semana ha trabajado con dos grupos radicalmente diferentes. Preciado tiene dos bajas seguras, las de Lora y Gregroy por sanción, y está pendiente de la evolución del centrocampista Sebastian Eguren, que quiere jugar, aunque los servicios médicos no están convencidos. Dependiendo de la presencia o no de Eguren Preciado podría limitarse a sustituir a los sancionados por Sastre y Botía manteniendo al resto o decantarse por la vuelta al 4-4-2 y dando entrada en el equipo inicial a hombres como Carmelo, Nacho Novo y André Castro.

El técnico rojiblanco respaldó la opinión de Quini que considera a este Barça el mejor equipo que hayan visto jugar, puntualizando que «al que le guste el fútbol tiene que gustarle el bloque azulgrana, nunca una escuadra jugó tan bien durante tanto tiempo seguido». No obstante, Preciado apela a «tener la misma intensidad con la que se jugó ante el Real Madrid» como el camino para tratar de sacar un resultado positivo ante un rival que lleva 10 victorias en sus últimas 10 salidas «aunque las rachas siempre se acaban». El míster del conjunto gijonés cree que esta visita llega en un buen momento para el «Sporting y no tanto para el Barça porque prácticamente todos los internacionales han jugado partidos intensos y la siguiente semana juegan Champions» por lo que espera que «lleguen con el freno de mano echado», recordó.

La renovación de Pep Guardiola.- El entrenador del FC Barcelona, Pep Guardiola, aseguró ayer que aceptó renovar su contrato una temporada más porque se siente motivado y porque «no había ningún motivo para no hacerlo». En cambio, señaló que el día que no esté apasionado o no le queden fuerzas para motivar a sus jugadores será el momento de dejar el club. De todas formas, el preparador culé dijo que si por él fuese, más que por un año hubiese firmado «por medio».