El Balonmano Nava pide a la Junta acabar el pabellón con 6.000 firmas

“Nava de la Asunción no puede ser un municipio de élite con un pabellón tercermundista”, subraya el club, que pide una fecha a la construcción de la instalación “para finales de año”.

1

Ya estaba listo el cartel que debía ir pegado sobre la caja de cartón que contenía la firmas recogidas por el Club Balonmano Nava demandando una terminación lo más rápida posible del nuevo pabellón de Nava de la Asunción, un compromiso estéril desde hace un lustro, que ayer trasladaron a la Delegación de la Junta de Castilla y León en Segovia. En ese cartel aparecía una cifra, 6078 firmas, pero esa documentación desorbitada seguía incrementándose una vez cerrada la caja: hasta 54 firmas más, músculo del sentido común y de las necesidades de un municipio cuyas instalaciones no están a la altura de un club que ostenta un puesto de play off de ascenso a la máxima categoría del balonmano español.

“Nava de la Asunción no puede ser un municipio de élite con un pabellón tercermundista”, subrayó el presidente del patrocinador del club, Viveros Herol, y directivo, Julián Mateo. El club ha contado con la colaboración del equipo de fútbol Sporting Nava y el instituto de la localidad. “Pedimos a las administraciones que por favor se pongan de acuerdo, necesitamos tener cuanto antes terminado el pabellón y ponerle fecha antes de final de año. Tenemos que desplazarnos a otros municipios porque no tenemos tiempo real para los cuatro días de entrenamientos”, añadió Mateo.

“EL COMPROMISO SIGUE”

El alcalde de Nava de la Asunción, Santiago de la Cruz (PP), definió el convenio no firmado con la Junta, redactado “de acuerdo a una conversación telefónica”, como un acuerdo que la entidad autonómica “sigue teniendo. El regidor recordó el compromiso de 540.000 euros por parte de la Consejería de Educación y menciona la colaboración con la Consejería de Cultura como desencadenante: “Vino la crisis presupuestaria y se paralizaron todos los proyectos, pero nosotros hemos insistido en ese compromiso”.

Además del propio club, el nuevo pabellón es una necesidad para el municipio: 400 estudiantes, entre colegio e instituto, 285 alumnos de escuelas deportivas, 128 de deporte socia y 75 de terapia ocupacional, enumeró el regidor. La solución, aún por alcanzar, deja en papel mojado los compromisos del pasado. “Yo creo que la Junta debería pagar los 540.000 euros a los que se comprometió, pero lo importante es que entre las administraciones tenemos que ver cómo llevar a cabo el dinero que falte. Independientemente de lo que ponga cada uno, necesitamos terminar la obra, hay diferentes fórmulas”, aseguró De la Cruz.

El delegado de la Junta en Segovia, Francisco Javier López Escobar, se comprometió a trasladar las firmas recibidas: “Todo el mundo entiende que esta y otras instalaciones han sufrido la necesidad de priorizar los servicios públicos esenciales, pero eso no implica abandono de proyectos, sino replantearnos las cosas para seguir sacándolo adelante”. En esa colaboración incluye a la Diputación de Segovia. “Hemos intentado ayudarles económicamente. Ahora nos piden un paso más que estamos dispuestos a realizar. Desde la Diputación vamos a intentar que este mismo año se puedan tomar las medidas necesarias para comprometernos”, aseguró su presidente, Francisco Vázquez.

“Lo suyo es que se termine. Lo veo complicado, porque ahora en elecciones todo el mundo tira para adelante, pero cuando todo esto pase darán un paso atrás y a ver qué pasa”, aseguró David De Diego, portero y directivo del club.