El Joventut se deshace de la maldición barcelonesa

La Penya se venga de doce años sin ganar ante el rival culé en el Olímpico de Badalona

44
El ala-pívot del Joventut Nobel Boungou-Colo (c) lanza a canasta entre los culés Kyle Kuri (i) y Adam Hanga
El ala-pívot del Joventut Nobel Boungou-Colo (c) lanza a canasta entre los culés Kyle Kuri (i) y Adam Hanga / EFE
Publicidad

El Joventut ganó ayer al Barça en el Olímpico de Badalona (89-77) doce años después en un partido que se rompió definitivamente en el tercer cuarto y que estuvo marcado por la defensa y el acierto en triples del anfitrión (15 de 30 frente a 9 de 23 del equipo azulgrana).

La Penya arrancó con contundencia, con un 5-0 de Harangody y Laprovittola, aunque el Barcelona se conectó pronto al choque gracias al tiro exterior. El equipo local, en cualquier caso, llevaba la iniciativa. Cinco puntos de Todorovic firmaron la máxima ventaja para el anfitrión en este primer cuarto (18-10, min.9).

Ribas y Singleton recortaron al cierre del periodo (20-15), sin cortar el dominio local ni su férrea defensa. El segundo acto empezó con un duelo de triples: Boungou-Colo, Hanga, McFadden y Dimitrijevic pusieron el 29-22 en el marcador. La inspiración desde los 6,75 metros siguió para ambos conjuntos.

En total, el Joventut logró siete triples y el Barcelona, cinco. Finalmente, la primera parte se cerró con un ajustado 39-34. La intensidad y la tensión defensiva verdinegra mandaba en el Olímpico. En la reanudación, la Penya mantenía su intensidad y Arostegui rompía el choque en el ecuador del tercer cuarto (49-39, min.25).

McFadden y Harangody, con tres triples entre ambos, alargaron el mal momento de los de Pesic (58-41, min.27). Las alarmas estaban encendidas en el cuadro azulgrana, que no pudo recuperarse en este tercer cuarto (68-52). Los culés no tenían acierto ni garra para desequilibrar el choque.

Los últimos diez minutos albergaron un tanteo sin sorpresas entre ambos conjuntos. La Penya disfrutaba de un colchón suficiente para mantener a raya al rival, que, pese a mejorar, no pudo evitar la derrota.