Zidane: “Quiero poner otra vez a este club donde tiene que estar”

El Real Madrid destituye a Solari y convence al francés para que vuelva a tomar las riendas del proyecto blanco nueve meses después de dimitir porque el equipo “necesitaba cambios”

39
Zinedine Zidane, durante su presentación como nuevo entrenador del Real Madrid hasta junio de 2022.
Zinedine Zidane, durante su presentación como nuevo entrenador del Real Madrid hasta junio de 2022. / EFE
Publicidad

El Real Madrid confirmó ayer la destitución como técnico de Santiago Hernán Solari, segunda de la temporada actual tras la de Julen Lopetegui, tras la reunión de la Junta Directiva del conjunto blanco, ya prácticamente sin opciones de ganar nada esta temporada, y confirmó la llegada de Zinedine Zidane hasta junio de 2022.

“La Junta Directiva del Real Madrid, reunida hoy lunes 11 de marzo de 2019, ha decidido resolver el contrato que vinculaba a Santiago Solari con el club como entrenador del primer equipo y, al mismo tiempo, el Real Madrid le ha ofrecido seguir perteneciendo al club. El Real Madrid agradece el trabajo realizado por Santiago Solari y el compromiso y la lealtad que siempre ha mostrado a esta que es su casa”, señaló el comunicado del club. La marcha del argentino será suplida por el retorno de Zinedine Zidane, que dejó la entidad el pasado 31 de mayo.

“Sé que es un día especial para todos y estoy muy feliz, que es lo más importante, de volver a casa. Y lo que quiero es otra vez trabajar y poner al club donde tiene que estar, lo único para mí es empezar a trabajar. No le puedo decir no al presidente”, señaló Zidane durante su presentación en el Palco de Honor del Santiago Bernabéu.

El exjugador, que bromeó al decir que no se había “ido muy lejos” porque sigue viviendo en Madrid, recordó que se marchó porque lo necesitaba. “Y puede que la plantilla también después de haberlo ganado todo, no solo conmigo, antes también. Me llamó el presidente y como le quiero mucho a él y al club aquí estoy”, comentó, dejando claro que no tenía “ninguna deuda” por haberse marchado de forma tan repentina.

Solari fue nombrado, primero provisionalmente el 29 de octubre y después de forma oficial tras firmar un contrato el 13 de noviembre hasta el 30 de junio de 2021, para saltar desde el filial blanco a ocupar el puesto dejado por Julen Lopetegui, el elegido en junio para iniciar un nuevo proyecto tras la repentina marcha de Zidane.

La Champions, sentencia

El de Rosario, exjugador del equipo madridista de 2000 a 2005, deja el cargo tras 132 días y después de que la semana pasada se terminasen todas las opciones de ganar un título con la derrota en los dos Clásicos, el de semifinales de la Copa del Rey y el de la Liga Santander, y la sorprendente eliminación en los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Ajax tras caer en el Santiago Bernabéu por 1-4.

Solari debutó el 31 de octubre en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Melilla, con triunfo por 0-4, y no le ha podido salvar ni siquiera la victoria del domingo por 1-4 ante el Valladolid, que deja al equipo todavía a 12 puntos, más el ‘goal-average’, del Barça con 33 por jugarse.

En total, el argentino, que únicamente ganó el Mundial de Clubes en diciembre, ha estado en el banquillo del trece veces campeón de Europa 32 partidos, 17 ligueros, cinco de Champions, ocho de Copa y dos del Mundial de Clubes, con un balance de 22 victorias, ocho derrotas y dos empates.

Respecto a su predecesor, mejoró un tanto el aspecto ofensivo, sobre todo en la Liga Santander con 33 goles en 17 partidos por los 14-14 del de Asteasu, pero ha continuado flojeando demasiado atrás, con 18 goles encajados en el torneo doméstico, prácticamente uno por partido.

Ahora, el rumbo del equipo volverá a quedar en manos de Zinedine Zidane, el mismo que el pasado 31 de mayo anunció de forma inesperado su marcha del club pese a que tenía contrato hasta 2020 y que acababa de hacer historia con la conquista de la tercera Champions seguida en Kiev.

Cambio necesario

El discurso de despedida de ‘Zizou’ dejó entrever que la plantilla podría haber llegado a su tope con él. “Este equipo debe seguir ganando. Necesita un cambio y otro discurso después de tres años”, aseveró, aunque dejó claro que este adiós podría ser “un hasta luego”.

Ese ‘hasta luego’ ha sido más corto de lo esperado. Con posibles ofertas encima de la mesa de equipos importantes como la Juventus o el Manchester United, el Balón de Oro de 1998 estaba sin trabajo y parece que ha acudido al SOS de un Florentino Pérez que se decantó por él por delante de José Mourinho y cuya cara de aquel 31 de mayo denotaba el duro trago por el que estaba pasando.

Zidane dejó el Real Madrid tras dos años y medio donde conquistó nueve títulos (tres Champions, una Liga, dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes y una Supercopa de España) para situarse como el segundo más laureado de la historia del club, sólo por detrás de los 14 logrados por Miguel Muñoz.

Nombrado el 5 de enero de 2016 como sustituto del destituido Rafa Benítez, ese mismo año ya ganó la Champions en los penaltis ante el Atlético y a punto estuvo de arrebatarle la Liga al Barça al que casi remonta 12 puntos de desventaja, la misma que debe afrontar ahora, aunque sin nada más por lo que pelear.

Sin embargo, fue el 2017 su gran año, coronado con cinco trofeos, algo inédito en la entidad de Concha Espina, sobre todo con el doblete Liga-Champions, y llevando al Madrid a ser el primero bajo el formato Champions en reeditar la corona tras la exhibición en Cardiff ante la Juventus (4-1).

En cambio, en la siguiente campaña el nivel bajó y se despidió a finales de 2017 de sus opciones ligueras y se volvió a quedar solo con la Liga de Campeones como objetivo. Una vez más, y con muchos apuros, no falló en el torneo continental, ganándolo por tercera ocasión seguida al batir por 3-1 al Liverpool en la final de Kiev. Cinco días después, en cambio, y sin rumores de por medio, anunció una marcha, tan sorprendente, como este regreso.