El ciclista canadiense Michael Woods celebra la victoria en la decimoséptima etapa de la Vuelta a España.
El ciclista canadiense Michael Woods celebra la victoria en la decimoséptima etapa de la Vuelta a España. / Efe
Publicidad

El ciclista canadiense Michael Woods (Team EF-Drapac) ganó ayer la decimoséptima etapa de la Vuelta a España, disputada entre Getxo y el Balcón de Bizkaia sobre 157 kilómetros, superando a sus compañeros de fuga, mientras que Alejandro Valverde (Movistar) recortó ocho segundos al líder Simon Yates (Mitchelton-Scott). Woods no sólo se estrena como ganador de etapa en La Vuelta sino que, en su segundo triunfo como profesional, lo hace en una gran ronda. El canadiense, que atacó y también supo sufrir, superó en las durísimas rampas del Balcón de Bizkaia a Dylan Teuns (BMC) o David De la Cruz (Team Sky), segundo y tercero en meta.

Entre los favoritos, el español Valverde fue la cara bonita del Movistar al llegar, junto a Enric Mas (Quick-Step Floors), con ocho segundos de ventaja a meta respecto al líder Simon Yates, y la cara fea fue el sufrimiento de un Nairo Quintana que parece decir adiós a sus aspiraciones de victoria en Madrid. Por sorpresa, aún algo lejos de las últimas rampas, Valverde arrancó y dejó en la cuerda floja a un Quintana que no llevaba piernas ni para recibir la ayuda de su compañero fugado Andrey Amador.

Los hermanos Yates, con Adam trabajando para Simon, sí aguantaron el tipo junto a Miguel Ángel López (Astana), Steven Kruijswijk (LottoNL-Jumbo) o el propio Enric Mas, que sigue empeñado en salir de esta Vuelta por la puerta grande y como revelación de la misma.

De hecho, Mas entró justo por delante de Valverde en un binomio que arañó ocho segundos a Simon Yates, que sigue líder pero con el murciano segundo a 25 segundos, y el de Mallorca ya tercero en la general a 1:22 del ciclista británico.

Con cemento y rampas máximas del 22,8% de pendiente, el Alto del Balcón de Bizkaia (1ª) hizo estragos y ofreció un espectáculo vibrante, con la gente encima de los corredores y entre una niebla que contribuyó a que esta etapa forme parte de la épica ciclista de La Vuelta.

Agonizando llegaron a meta tanto el ganador Woods, como los fugados que formaron una escapada de hasta 26 integrantes con nombres como el de Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida) o Ilnur Zakarin (Katusha), como los que luchan por una clasificación general que sigue abierta al mejor postor.

El perdedor

Quintana, que perdió fuelle muy pronto, es el perdedor del día junto a un Kruikswijk que aguantó más pero que finalmente cede dos posiciones en la general ante Mas y Miguel Ángel López —ahora tercero y cuarto respectivamente—, para caer a la quinta posición el holandés y a la sexta el colombiano del Movistar.

No hubo cambio de líder, pero sí habrá diferente portador del maillot de líder de la montaña a partir de hoy, ya que la bronquitis de Luis Ángel Maté (Cofidis) le hizo descolgarse a las primeras de cambio y Thomas De Gendt (Lotto-Soudal), en la escapada y atacando, ya encabeza la clasificación. De cara a la jornada de hoy, una etapa más asequible entre Ejea de los Caballeros y Lleida sobre 186,1 kilómetros. Una etapa totalmente llana para recuperar fuerzas y que los velocistas busquen una penúltima oportunidad. De esta manera, la clasificación general se aprieta después de la última etapa.