El jugador de los Cleveland Cavaliers LeBron James quiere ser la pieza decisiva en la cita final de la NBA.
El jugador de los Cleveland Cavaliers LeBron James quiere ser la pieza decisiva en la cita final de la NBA. / EFE
Publicidad

Las Finales de la NBA, que comenzarán en la madrugada de hoy a mañana en el Oakland Arena (3.00 horas), repetirán cartel por cuarta temporada consecutiva con el duelo entre los vigentes campeones Golden State Warriors con su temible arsenal ofensivo y los Cleveland Cavaliers que gravitan alrededor de su estrella LeBron James.

Ambos equipos estuvieron contra las cuerdas en sus respectivas finales de Conferencia, donde llegaron a perder por 3-2 frente a Houston Rockets y Boston Celtics, y ambos sacaron carácter para lograr la remontada lejos de sus pabellones y seguir haciendo historia. Desde que la NBA comenzó a disputarse en 1950, nunca se habían enfrentado dos equipos en cuatro Finales seguidas.

La ventaja de campo y el teórico papel de favoritos corresponde a los Warriors, que ya se impusieron en 2015 (4-1) y 2017 (4-2), mientras que la gloria viajó a Cleveland en las recordadas Finales de 2016, cuando los Cavaliers remontaron un 3-1 adverso para conquistar el primer anillo de su historia.

Gran pérdida

Respecto a la temporada pasada, los ‘Cavs’ han perdido a una gran estrella como Kyrie Irving, traspasado a los Celtics, pero a cambio cuentan con una versión aún más letal de LeBron James, que a sus 33 años ha vuelto a demostrar en estos play offs porque se le conoce como el ‘Rey’. Serán las octavas Finales consecutivas para el alero contando las cuatro que disputó con Miami Heat.

Además, Kevin Love arrastra problemas físicos y es duda para el primer partido en un equipo que cuenta en sus filas con José Manuel Calderón. El base, que apenas ha contado con minutos en las eliminatorias, podría convertirse en el segundo español que gana el anillo emulando a Pau Gasol, campeón en 2009 y en el 2010.

Por su parte, los Warriors están pendiente del estado físico de Andre Iguolada, integrante del temible quinteto titular que comparte con Stephen Curry, Kevin Durant, Klay Thompson y Draymond Green. Si todas estrellas rinden a buen nivel, los Warriors tendrán mucho camino recorrido hacia el sexto anillo de su historia y tercero en cuatro años, ese que les confirmaría como una dinastía en la competición más mediática del planeta.