El ciclista belga Jelle Wallays celebra la victoria en la meta de la decimoctava etapa de la Vuelta a España.
El ciclista belga Jelle Wallays celebra la victoria en la meta de la decimoctava etapa de la Vuelta a España. / Efe
Publicidad

El ciclista belga Jelle Wallays (Lotto Soudal) se impuso ayer en la decimoctava etapa de la Vuelta a España, disputada entre Ejea de los Caballeros y Lérida sobre 186,1 kilómetros, metiéndose en una fuga que parecía no tener futuro y que acabó anulando al pelotón y sus velocistas. Jelle Wallays (Lotto-Soudal) le ganó el mano a mano a Sven Erik Bystrom (UAE Team Emirates), su último compañero de escapada al quedarse por el camino, a 6,5 kilómetros de la meta, el holandés Jetse Bol (Burgos-BH).

El belga, que parecía el corredor más fuerte del trío de cabeza, logró a sus 29 años la victoria más importante de las siete que ha conseguido en su carrera, y tirando de estrategia.

Cuando Bol se quedó sin fuelle y perdió contacto con el finalmente dueto de cabeza, Wallays optó por dar relevos cortos con Bystrom pero, en la recta final con un ligero repecho incluido, se quedó a rueda del noruego.

Wallays cruzó la línea de meta en las calles de Lleida con todo el desarrollo posible y con mucha fuerza, adelantando a Bystrom primero y aguantando el contraataque del noruego, que perdió la batalla mental y la física. Por detrás, pese al intento final de caza del pelotón, y la velocidad de un Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) o de Elia Viviani (Quick-Step Floors), se quedaron sin premio por cuestión de metros. Pese a que la fuga tuvo 2:30 minutos de margen, sólo, no cazaron a tiempo pese al viento favorable.

Sagan, que se vio obligado a atacar desde lejos al máximo, se quedó a nada de poder enseñar la rueda a los fugados, que tuvieron tesón, paciencia y mucha sangre fría al ir mirando hacia atrás, donde se les echaba encima una estampida.

Durante la jornada de hoy, La Vuelta marcha hacia Andorra en la primera de las dos etapas que deben dictar sentencia. Entre Lleida y Naturlandia, con 154,4 kilómetros, el primer asalto se verá en el Coll de la Rabassa (1ª), de 17 kilómetros al 6,6% de pendiente media y rampas de casi el 14%.

Por otro lado, el líder de la Vuelta a España, Simon Yates (Mitchelton-Scott), recordó que lleva viviendo en Andorra desde 2015, tiempo más que suficiente para conocerse “bien los puertos”, antes de afrontar las tres últimas etapas de la ronda española, donde lidera con 25 segundos sobre el español Alejandro Valverde (Movistar).

Los puertos

“Llevo viviendo en Andorra desde que comencé mi carrera profesional, allá por 2015, y también conozco bien los puertos. Es un sitio pequeño y todo está a mano, las dos etapas son muy difíciles y no sabría con cual quedarme para catalogar”, dijo el inglés, que no parte en desventaja en este sentido en relación a Valverde o Enric Mas.

Asimismo, el ciclista español Alejandro Valverde (Movistar) afirmó que “las palabras” de su compañero Nairo Quintana le dan “mucha tranquilidad” para afrontar las tres últimas etapas de la Vuelta a España, donde intentará asaltar el liderato del británico Simon Yates (Mitchelton-Scott), que lidera con 25 segundos de ventaja. “Creo que mis piernas están bien; de hecho, no esperaba llegar con tan buen nivel y frescura a este tramo final de la Vuelta. Sabía que la comenzaba bien, y de ahí vinieron las dos victorias de etapa, pero no confiaba en acabar así. ¿Las palabras de Nairo? Da gusto que un compañero como él diga lo que dijo”, afirmó el ciclista.

Compartir