Kevin Gameiro (d) y Dani Parejo, durante el entrenamiento del Valencia previo al partido.
Kevin Gameiro (d) y Dani Parejo, durante el entrenamiento del Valencia previo al partido. / EFE
Publicidad

El Villarreal y el Valencia abrirán hoy en el Estadio de la Cerámica su cruce de cuartos de final de la Liga Europa, que definirá qué equipo de LaLiga Santander se queda como definitivo aspirante a conquistar el título y el premio añadido de clasificarse para la próxima Liga de Campeones.

El derbi de la Comunidad Valenciana se presenta con cierto favoritismo para el conjunto ‘che’, más sólido y con preocupaciones menos urgentes en su cabeza respecto a un ‘Submarino Amarillo’ que se vuelve a encontrar en los puestos de descenso tras una semana infausta.

Los de Javi Calleja salieron mal parados de la triple jornada liguera en una semana, de la que sólo sacaron un punto cuando el botín podría haber sido mayor. Desperdiciaron un 0-2 en Balaídos para perder 3-2, un 4-2 ante el FC Barcelona para empatar y un penalti en los minutos finales ante el Betis que podría haber dado un punto. Unos marcadores adversos que no reflejan la mejoría que estaba llevando el equipo desde la vuelta del técnico madrileño.

En cambio, los de Marcelino García Toral tuvieron sólo un mal cierre de este carrusel porque a las victorias ante Sevilla y el Real Madrid le acompañó una derrota con mala imagen en Vallecas (2-0) que frenó su impecable racha de 17 partidos sin perder, pero que no le impide seguir cerca (cuatro puntos) de la cuarta plaza liguera que posee el Getafe.

Ahora, ambos deben medir hasta dónde dejan sus respectivas preocupaciones domésticas en la pelea por quedarse a tres partidos de un trofeo dado que el fin de semana el Villarreal tiene un duelo vital en Montilivi y el Valencia afronta el derbi de la ciudad ante el Levante.

“En Liga Europa estamos sacando buenos resultados y jugando muy bien y está siendo una vía de escape”, se sinceró Calleja, recordando que su equipo ha gestionado su delicada situación clasificatoria con su participación en Europa, donde todavía se mantiene invicto, condición que espera mantener ante un Marcelino que no ha sido capaz de ganar ni de marcar a su exequipo con Calleja en el banquillo.

Los dos duelos de la pasada temporada se saldaron con sendas derrotas por 1-0 y el de la primera vuelta de la actual, en el Estadio de la Cerámica, terminó sin goles. El equipo blanquinegro sí arrolló en la segunda vuelta en Mestalla del pasado enero, pero al Villarreal le dirigía entonces Luis García Plaza, una derrota que precisamente provocó el inesperado retorno del exjugador del ‘Submarino’.

Los detalles

Sin embargo, estos antecedentes auguran un partido seguramente cerrado y que se podría decidir por detalles. El conjunto castellonense intentará hacer valer el primer partido en casa y sacar el mejor resultado posible, sobre todo sin encajar, para pasarle la presión a su rival para la semana que viene.

Calleja volverá a tener problemas para configurar su defensa, que debería volver a ser de cuatro. Bonera y Jaume Costa están lesionados y sólo tiene como centrales a Funes Mori, que está ‘tocado’, Víctor Ruiz y Álvaro. Estos dos últimos, con el primero sancionado para Montilivi y el segundo sin jugar el domingo pasado por el mismo motivo, se perfilan titulares.

Con todo, el entrenador alcalaíno confirmó que habrá “rotaciones”. Pablo Fornals, también sancionado para el duelo ante el Betis, y Cáseres tienen opciones en el centro del campo, mientras que Gerard Moreno y Bacca aspiran a formar la pareja ofensiva.

Por su parte, Marcelino, que mantuvo una charla con sus jugadores por la derrota ante el Rayo Vallecano, no podrá contar con Carlos Soler por sanción ni con Geoffrey Kondogbia ni Jaume Domenech por lesión, aunque recupera a Francis Coquelin, que acaba de salir de un problema muscular y que por ello podría no comenzar de inicio, y a Cristiano Piccini.

El asturiano debe buscar acompañante para Parejo y, si no es el francés, el mejor situado es Wass, mientras que las sanciones en Liga de Ferrán Torres y Roncaglia les podrían mantener en el once. Guedes podría volver y arriba podría jugar el dúo Gameiro-Santi Mina.