Villarreal y Sevilla llevan su lucha por Europa a Leganés y La Coruña

Butarque y Riazor, jueces de la sexta plaza • El Dépor continúa en busca de la permanencia

35
Mario Gaspar y Luis Muriel pugnan por el balón durante el Sevilla-Villarreal del pasado sábado.
Mario Gaspar y Luis Muriel pugnan por el balón durante el Sevilla-Villarreal del pasado sábado. / EFE
Publicidad

El Villarreal y el Sevilla pugnarán por la sexta plaza de la Liga Santander, que da acceso a jugar competición europea el año que viene, en sus duelos de la trigesimotercera jornada liguera ante Leganés y Deportivo de La Coruña.

El conjunto castellonense y el sevillista vienen de empatar en su cruce directo del pasado sábado en el Sánchez-Pizjuán, en un encuentro donde los visitantes dejaron escapar un valioso 0-2 y ahora ambos esperan retomar la senda de la victoria para seguir bien colocados en esta apretada pelea.

Además, ninguno sumará puntos en la próxima jornada del fin de semana ya que están afectados por la disputa el sábado de la final de la Copa del Rey. Los de Vincenzo Montella, aún más porque son uno de los protagonistas junto al Barça, que debía ser precisamente el rival de los de Javi Calleja.

Ese partido en el Wanda Metropolitano es de vital importancia para un Sevilla, que en el caso de levantar el trofeo dejaría ya zanjado de forma definitiva su presencia en la próxima Europa League, por lo que todo hace indicar que su técnico apostará por un equipo con muchas rotaciones en Riazor (19.30 horas) donde le esperará además un rival más necesitado y al alza.

Y es que este encuentro mide a dos equipos con objetivos diferentes, pero que llegan de diferente manera al partido. El Dépor ha encadenado dos victorias seguidas tras acumular 15 jornadas sin ganar y mantiene su sueño de salvarse después de situarse a cinco puntos del Levante, mientras que el Sevilla lleva cinco seguidas sin ganar y una única victoria, en Old Trafford, en sus últimos ocho partidos.

El equipo andaluz, que tiene la baja de Ben Yedder por sanción, tiene mal recuerdo de su última visita a Galicia, el pasado 7 de abril cuando fue goleado en Balaídos y sumó su décima derrota a domicilio, su auténtico talón de Aquiles una campaña más, aunque en Riazor ha ganado en ocho de sus últimas doce visitas.

Un Dépor renovado

Por su parte, los de Clarence Seedorf han recuperado sus opciones de salvarse gracias a sus victorias ante el Málaga (3-2) y el Athletic (2-3), dejando una sensación de mejoría que ha hecho que se renueven unas esperanzas que pasan por no fallar en casa ahora porque sigue algo lejos del Levante, que recibe al colista el jueves, y su calendario es mucho más complicado.

Por su parte, a las 21.30, en el Estadio de la Cerámica, el Villarreal afronta una nueva defensa de su sexta plaza ante el Leganés, su verdugo en la Copa y que también le derrotó en Butarque por 3-1.

El equipo de Javi Calleja desperdició una buena oportunidad de afianzarse en su posición en Sevilla el pasado sábado y encadenó su tercera jornada sin ganar, racha que espera romper al amparo de su público donde más sólido se muestra y donde intentará aprovechar también la mayor debilidad como visitante de su rival.

El Leganés, por su parte, se presentará en el estadio castellonense con buen ánimo tras llevarse el duelo en casa ante el Celta (1-0) y acercarse aún más a una permanencia que casi podría dejar certificada si repite triunfo, algo que no le sucede desde finales de octubre.

Para ello, además de su conocida solidez defensiva, menos firme lejos de Butarque, tendrá que mejorar como visitante ya que ha perdido en sus últimas cuatro salidas, aunque dos de ellas fueron al Wanda Metropolitano y al Camp Nou. Los de Asier Garitano no ganan a domicilio desde el pasado 15 de octubre (La Rosaleda) y en sus siguientes doce desplazamientos han sumado únicamente tres puntos y marcado seis goles.