Vettel quiere frenar a Hamilton para homenajear a Marchionne

El alemán llega a Hungaroring tras el fiasco en Alemania que le ha hecho perder el liderato del Mundial en favor del actual campeón • Alonso busca esperanza antes de las vacaciones

11
Un mecánico de Ferrari, con un brazalete negro por la muerte de Sergio Marchionne, prepara el coche de Vettel.
Un mecánico de Ferrari, con un brazalete negro por la muerte de Sergio Marchionne, prepara el coche de Vettel. / EFE
Publicidad

La Fórmula 1 cerrará este fin de semana un agitado mes de julio e iniciará las vacaciones veraniegas con la disputa del Gran Premio de Hungría, al que Sebastian Vettel (Ferrari) llega con ganas de redención tras su fiasco en Alemania y los pilotos españoles necesitados de puntos tras abandonar la última prueba con las manos vacías.

Después de cuatro grandes premios en julio, cifra récord en la historia de la F1, la competición se tomará su tradicional receso estival el próximo domingo hasta la disputa del Gran Premio de Bélgica, programado para el 26 de agosto.

Antes, los pilotos deben sacar fuerzas de flaqueza para mostrar su mejor rendimiento posible en Hungaroring, circuito que arrastra un peculiar ‘maleficio’ en los últimos años: ningún piloto ha ganado en Hungría y se ha proclamado campeón mundial en el mismo año desde 2004, cuando lo logró Michael Schumacher.

Lewis Hamilton (Mercedes) llega tras su inmejorable botín en Hockenheim, donde llegó por detrás de Vettel y se marchó como líder con 17 puntos de ventaja. Nadie ha ganado más veces que el inglés en Hungría, cinco, pero ninguna de esas temporadas acabó conquistando el título mundial.

En principio, el diseño del trazado húngaro, lento y a menudo comparado con Mónaco, otorga menos importancia al poderío de los motores e iguala las cosas entre los equipos ‘grandes’ de la parrilla, entre ellos Ferrari, que llega deseando dedicar una victoria a la memoria de Sergio Marchionne, expresidente de la ‘Scuderia’ fallecido esta misma semana.

Vettel quiere convertir su error en Alemania, donde apenas pudo reprimir las lágrimas tras el choque que le hizo abandonar cuando lideraba la prueba, en motivación para repetir sus triunfos en Hungría de 2015 y 2017. En las quinielas también se cuela con fuerza Daniel Ricciardo (Red Bull), ganador en Mónaco y que cumplió sanciones en Alemania pensando en este fin de semana.

Situaciones similares

En cuanto a la representación española, tanto Fernando Alonso (McLaren) como Carlos Sainz (Renault) llegan en situaciones similares, ávidos de puntos tras el fiasco de Alemania y con ganas de darse una pequeña alegría antes de unas vacaciones en las que, a buen seguro, le darán vueltas a sus inciertos futuros.

El asturiano vuelve al único circuito donde ha sido capaz de puntuar en los tres años con McLaren, finalizando siempre entre los puestos quinto y séptimo gracias a que es uno de los circuitos donde más cuenta la pericia del piloto y menos la potencia de su monoplaza.

Sin embargo, sus augurios no son buenos tras su decimosexta posición en Hockenheim, donde McLaren volvió a dar un paso atrás cuando el futuro de su primer piloto está más en el aire que nunca. Aún así, Alonso mantiene la octava posición en el Mundial de pilotos con un punto más que Kevin Magnussen (Haas).

Por su parte, Carlos Sainz encadena su peor racha de la temporada, tres carreras fuera de las diez primeras posiciones en las que no ha podido rentabilizar la mejoría en velocidad de su Renault debido a diversos problemas.

El madrileño ha caído a la duodécima plaza del campeonato, casi doblado en puntos por su compañero de equipo Nico Hulkenberg (52-28), y suspira por un buen resultado mientras sigue mirando de reojo a Red Bull, donde la renovación o no de Daniel Ricciardo puede convertirse en un punto de inflexión en su carrera.

Compartir