El piloto alemán Sebastian Vettel, de la escudería de Ferrari, conduce su monoplaza en el circuito de Hockenheim durante la celebración de las últimas pruebas.
El piloto alemán Sebastian Vettel, de la escudería de Ferrari, conduce su monoplaza en el circuito de Hockenheim durante la celebración de las últimas pruebas. / EFE
Publicidad

El piloto alemán Sebastian Vettel (Ferrari) conquistó ayer la ‘pole position’, quinta de la temporada, del Gran Premio de Alemania, ecuador del Mundial de Fórmula 1, y partirá en primera línea junto a los finlandeses Valteri Bottas (Mercedes) y su compañero de equipo Kimi Räikkönen, mientras que el español Carlos Sainz (Renault) saldrá desde la octava posición y Fernando Alonso (McLaren), que no pudo alcanzar la Q3, lo hará en la undécima posición de la parrilla.

Tras una accidentada sesión de clasificación en el circuito de Hockenheim, Vettel volvió a firmar la posición de privilegio, quinta de la temporada y la número 55 de su carrera.

Bottas comenzará segundo con la obligación de salvar los muebles a Mercedes tras el fallo hidráulico de Lewis Hamilton en la Q1 que le hará partir desde la decimocuarta plaza. Por su parte, el piloto Räikkönen saldrá tercero en un circuito donde nunca ha conseguido el triunfo.

Mientras, Carlos Sainz consiguió colarse de nuevo en el último corte para sellar un octavo puesto de salida. Aunque el madrileño no pudo ser más rápido que su compañero de equipo, el alemán Nico Hülkenberg, encabezará la cuarta línea desde el séptimo lugar. “Espero estar entre los diez primeros”, dijo este viernes y el madrileño cumplió con sus pronósticos.

Sin embargo, Fernando Alonso no pudo acompañar a su compatriota en la Q3 y tendrá que tratar de remontar desde la undécima plaza hasta los puntos, algo que ya logró en el anterior Gran Premio de Gran Bretaña. Finalmente las condiciones de seco dejaron al asturiano sin la posibilidad de lucirse sobre mojado, algo que el español esperaba que pasase tras los fallidos entrenamientos libres del viernes.

Ausencias

Además, la sesión clasificatoria en Alemania dejó dos grandes ausentes en la Q1 de cara a las últimas rondas clasificatorias. Mientras que el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) fue sancionado este viernes por cambiar el motor y saldrá desde la última posición en el ‘pit lane’, el inglés Hamilton tuvo que abandonar la sesión después de sufrir un fallo hidráulico, dejando una de las imágenes del fin de semana empujando su coche tratando sin éxito de llegar a los ‘boxes’ y teniendo que arrancar desde la decimocuarta plaza.

En la Q2, Ferrari volvió a mandar, a pesar de que Bottas les arrebató la primera posición. La salida de pista del sueco Marcus Ericsson (Sauber) inundó el trazado de una curva del segundo sector de grava, obligando a detener la sesión e impidiendo que otros pilotos como Alonso y Ricciardo finalizasen la vuelta en la que se encontraban, acabando la ronda con el piloto de McLaren fuera de la Q3.

En la tanda definitiva, la ‘Scuderia’ echó el resto para que Vettel se alzase con la ‘pole’ y además batir el récord del circuito con un crono de 1:11:212 que poseía Michael Schumacher, sin que el Mercedes de Bottas ni el Red Bull de Ricciardo pudiesen acercarse a su tiempo. Así, el líder del Mundial, con una magistral última vuelta, superó en 170 milésimas a Bottas para llevarse la primera posición y buscar la segunda victoria consecutiva en su casa, aunque nunca ha ganado en Hockenheim.