Vettel y Hamilton prevén un duelo a toda velocidad

Alonso y Sainz llegan preparados para sufrir

10
Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, en el pasado Gran Premio de Bélgica.
Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, en el pasado Gran Premio de Bélgica. / EFE
Publicidad

El circuito de Monza recibe este fin de semana el apretado Mundial de Fórmula 1, con Lewis Hamilton (Mercedes) aún como líder, pero con Sebastian Vettel (Ferrari) a 17 puntos tras su victoria en Spa el domingo anterior, mientras que Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Renault) esperan encontrar la potencia que exige el ‘Templo de la velocidad’.

La cita de Spa se empeñó en estrechar un Mundial que dominaba Hamilton por 24 puntos en el regreso de las vacaciones, pero que Vettel quiso sujetar. El alemán ganó en Bélgica sin discusión, con el inglés segundo e incapaz de dar caza a un Ferrari que volvió a demostrar haber cambiado las tornas en el ‘Gran Circo’.

Siete días después, la ‘Scuderia’ correrá en casa, donde no gana desde que en 2010 lo hiciera Fernando Alonso, y para Vettel es su circuito fetiche. El cuatro veces campeón del mundo ganó en 2008 en el Autódromo italiano su primera carrera, con Toro Rosso, y volvería a ganar en 2013 con Red Bull. En Monza comenzó un palmarés que frenó en 2014 precisamente Hamilton.

El inglés tiene también su idilio con Italia, donde ha ganado en cuatro ocasiones, tres los últimos cuatro años. Ahora, el Mundial está en un toma y daca, con ocho carreras por delante pero cada vez menos margen de error. Los cometió Hamilton, o su coche le dio la espalda, y después fue Vettel el que tiró su liderato en Alemania y Hungría.

Dos victorias seguidas del inglés a las que supo responder el alemán tras las vacaciones. Fue en Spa, Monza y Singapur donde Hamilton dio el golpe en 2017 a su cuarto título, pero ahora parece estar dispuesto a la batalla un Vettel que además cuenta con el mejor coche de la parrilla. Salvo sorpresa, la pelea en ‘La Pista Mágica’ volverá a ser de dos, como lo es el título.

Las debilidades de McLaren

En cuanto a los pilotos españoles, la semana apunta a sufrida, al menos casi con seguridad para Fernando Alonso, quien ya dejó claro a comienzos de la semana que “Monza expone todas las debilidades” de su McLaren. La potencia que requiere la pista italiana está lejos del alcance de un equipo que afronta la recta final de otro año para olvidar.

Con el adiós a la Fórmula 1 ya asimilado, el doble campeón del mundo buscará darse una alegría en un circuito en el que ganó en dos ocasiones. El hambre de asfalto y competición, que precisamente le han llevado a dejar el ‘Gran Circo’ para 2019, será un aliciente más para un Alonso que en Bélgica se quedó sin Gran Premio en una accidentada salida.

Por su parte, Sainz tratará de dar con la tecla en su Renault, el cual no ha terminado de responder a las expectativas que apura por conocer antes de poner rumbo el próximo año a McLaren. El madrileño no ha puntuado nunca en Monza y el día de su 24 cumpleaños, el próximo sábado, buscará regalarse la opción de estar en la pelea de un domingo que se prevé sin lluvia y altas temperaturas.