El piloto holandés Max Verstappen cruza la línea de meta con su monoplaza para ganar el GP de Austria.
El piloto holandés Max Verstappen cruza la línea de meta con su monoplaza para ganar el GP de Austria. / EFE
Publicidad

El piloto neerlandés Max Verstappen (Red Bull) ganó ayer el Gran Premio de Austria de Fórmula 1, prueba en la que el británico Lewis Hamilton (Mercedes) perdió el liderato del Mundial de Fórmula 1 en favor del alemán Sebastian Vettel (Ferrari), que terminó tercero. Mientras, los españoles Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Renault) acabaron en la octava y la duodécima plazas, respectivamente.

Verstappen consiguió esta victoria por delante del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) y del propio Vettel tras completar las 71 vueltas al circuito Projekt Spielberg, donde el temprano abandono del también finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) modificó casi por completo el panorama de una carrera sin inclemencias meteorológicas. Por su fuera poco sobresalto para Mercedes, el coche de Hamilton tuvo un pérdida de presión en su bomba de gasolina y abandonó a 7 vueltas de la conclusión.

Buenas sensaciones

Mientras tanto, el asturiano Fernando Alonso recuperó buenas sensaciones al firmar en el Red Bull Ring un octavo lugar que le devolvió la sonrisa lograda el pasado 17 de junio tras ganar las míticas 24 Horas de Le Mans con el equipo Toyota Gazoo Racing. Y el madrileño Carlos Sainz concluyó en la duodécima plaza, fuera de los puntos, después de una carrera en la que fue de más a menos y en la que tuvo problemas de ‘blistering’ en sus ruedas.

En un circuito donde Mercedes había ganado todas las carreras de F1 desde el año 2014, el resto de escuderías potentes probaron para este domingo una estrategia diferente con el orden del uso de sus neumáticos. Así, Ferrari prefirió los ultrablandos de inicio para Vettel y para su compañero, el finlandés Kimi Raikkonen.

Precisamente fue Raikkonen el gran animador cuando se apagó el semáforo, beneficiándose de una lenta salida de su compatriota Valtteri Bottas (Mercedes). El finlandés de Ferrari aceleró por el medio del asfalto mientras Hamilton cogía la zona del interior hacia la primera curva y el neerlandés Max Verstappen (Red Bull) se colocaba en tercera posición.

Bottas había perdido ya tres posiciones, pero en la vuelta siguiente recuperó dos de ellas al mismo tiempo que Raikkonen volvía a atacar. Vettel había hecho una particular excursión por el exterior para intentar adelantar.
Ya al final llegó la debacle total de Mercedes, tras el tempranero abandono de Bottas, el de Hamilton en la vuelta 64 truncó su remontada, cuyo desenlace sin puntos provocó que la tercera posición de Vettel fuera más dulce que amarga.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir