El jugador del Villarreal, Carlos Bacca, controla un balón.
El jugador del Villarreal, Carlos Bacca, controla un balón. / EFE
Publicidad

El Krasnodar ruso, el Slavia de Praga checo y el Zenit ruso serán los respectivos rivales del Valencia, el Sevilla y el Villarreal en los octavos de final de la Liga Europa, según deparó el sorteo de ayer. De este modo, los tres equipos españoles supervivientes en la competición han tenido suerte al evitar a los principales aspirantes a hacerse con el título como Chelsea, Arsenal, Inter o Nápoles. Las eliminatorias se disputarán inicialmente el 7 (ida) y el 14 (vuelta) de marzo.

En teoría, el Villarreal fue el menos afortunado del sorteo, ya que, con largo viaje incluido, se enfrentará a un Zenit, un equipo curtido a nivel europeo y campeón de la competición en 2008, el año en el que disputaron su último enfrentamiento, favorable a los rusos que vencieron en casa por 1-0 y pasaron por el doble valor de los goles pese a perder en El Madrigal (2-1).

El Zenit es el líder en la liga de su país, una competición que vive en la actualidad el parón de invierno (desde el 5 de diciembre), por lo que la eliminatoria de dieciseisavos ante el Fenerbahce han sido sus únicos partidos oficiales que han disputado en más de dos meses.

Para avanzar a los octavos de final fue clave la actuación del iraní Azmoun, con dos goles en la vuelta, el que fue refuerzo invernal para el ataque de los rusos, que solo transformaron 6 tantos en a fase de grupos para ser primeros pese a contar arriba también con otro jugador peligroso como Dzyuba, ‘gigante’ con mucho peligro en los balones parados y que se complementa de maravilla con el iraní.

En la ventana de traspasos de enero perdieron a Leandro Paredes, pieza clave en el centro del campo, que salió rumbo al PSG, una marcha que compensaron con la llegada del mediocentro colombiano Wilmar Barrios. El veterano Branislav Ivanovic lidera la zaga de un equipo con jugadores de nivel como el italiano Claudio Marchisio.

Otro que tendrá que viajar a Rusia es el Valencia, emparejado con el Krasnodar, segundo clasificado en la liga rusa, precisamente a un punto del Zenit y que ya le creó problemas en la fase de grupos al Sevilla. En dieciseisavos, eliminó a un habitual de las competiciones europeas como el Bayer Leverkusen, gracias a un empate a uno en el BayArena. Equipo muy rocoso, que sabe que su principal baza será la vuelta en Rusia, un campo donde solo ha ganado el Spartak de Moscú y el Akhmat Grozny. A pesar de no vivir de las individualidades, cabría destacar el buen papel del sueco Claesson, centrocampista con llegada y que ya ha marcado seis goles en la ‘Premier League’ rusa.

El más afortunado en el sorteo fue seguramente el Sevilla. Los de Pablo Machín se jugarán un puesto en cuartos con el teóricamente asequible Slavia de Praga.