El entrenador de Inglaterra, Gareth Southgate, celebra la victoria de su equipo en el Mundial de Rusia 2018, ayer.
El entrenador de Inglaterra, Gareth Southgate, celebra la victoria de su equipo en el Mundial de Rusia 2018, ayer./ EFE (RESTRICTIONS APPLY: Editorial Use Only, not used in association with any commercial entity - Images must not be used in any form of alert service or push service of any kind including via mobile alert services, downloads to mobile devices or MMS messaging - Images must appear as still images and must not emulate match action video footage - No alteration is made to, and no text or image is superimposed over, any published image which: (a) intentionally obscures or removes a sponsor identification image; or (b) adds or overlays the commercial identification of any third party which is not officially associated with the FIFA World Cup) (Mundial de Fútbol, Suecia, Inglaterra, Rusia) EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA EDITORIAL USE ONLY
Publicidad

La selección inglesa tumbó (0-2) a Suecia en el Samara Arena con los goles de Harry Maguire de córner y Dele Alli, ambos de cabeza, y las paradas de un Jordan Pickford que fue el mejor del partido, para alcanzar de esta forma unas nuevas semifinales en un Mundial, tras el tercer puesto logrado hace 28 años en Italia 1990.

Inglaterra seguirá su andadura por esta Copa del Mundo de Rusia 2018, donde le esperará Rusia o Croacia en el penúltimo escalón. Con un Harry Kane desaparecido, Raheem Sterling tomó las riendas del ataque inglés que ahogó a Suecia en su área, que vio como sus únicas dos grandes oportunidades fueron detenidas por el portero del Everton Pickford.

El equipo de Gareth Soutghate fue dueño y señor de los primeros 45 minutos. Ocho disparos en total de los ingleses por solo uno de los suecos que estuvieron encerrados en el área pequeña aguantando las embestidas de los ‘tres leones’. El juego directo y por las bandas aprovechando la velocidad de Jesse Lingard y Sterling, fue el principal arma de los británicos.

La figura de Harry Kane, sin ser su mejor día, obligó a los centrales a estar continuamente pendiente de él, impidiendo que los laterales pudiesen sumarse al ataque pues tenían que cubrir los espacios creados por el goleador del Tottenham, Pichichi del Mundial con seis tantos.

Sin embargo, el gol de Inglaterra llegó una vez más a balón parado, sumando ocho tantos entre córners, faltas y penaltis, de los 11 que han anotado en total. En el minuto 31, Maguire puso el 0-1 tras un saque de esquina de Ashley Young. De esta forma, el central del Leicester se une a la lista de defensas goleadores junto a Yerry Mina, Pepe, Giménez o Varane.

La segunda mitad mostró algo de igualdad entre ambos conjuntos. Suecia logró responder a los ataques ingleses con la entrada de John Guidetti que ayudó a liberar a Berg y a poner en problemas a Pickford. Mientras, los de Southgate dejaron pasar el tiempo y trataron de aprovechar sus rápidos contraataques para finiquitar el duelo.

Dele Alli puso el 0-2 tras un gran centro de Lingard desde la derecha. Este tanto obligó a los de Janne Andersson a despertar y tener que arriesgar un poco más. El delantero del Alavés se convirtió en el principal activo sueco, dejando en bandeja dos goles a Marcus Berg que el arquero del Everton evitó con dos manos prodigiosas.

Inglaterra jugó con el reloj y su ventaja. Se limitaron a defender y a tocar el balón en el centro del campo ante la pasividad de los centrocampistas vikingos. Cinco minutos de añadido no sirvieron para que los de Andersson reaccionasen y los británicos celebraron un pase a semifinales 28 años después del último conseguido en Italia 90 donde cayeron en penaltis ante Alemania Federal.

Reacción de Kane

El capitán de la selección inglesa, Harry Kane, destacó la seguridad del grupo tras conseguir el pase a las semifinales del Mundial de Rusia, además de reconocer que están “disfrutando” de esta cita al poder certificar su presencia entre los cuatro mejores equipos 28 años después.

“Sentimos que dominamos el balón, controlando el juego. Sin embargo, estuvimos un poco descuidados hacia el final de la segunda mitad. Sabíamos lo que habíamos trabajado”, indicó el delantero del Tottenham, máximo goleador del campeonato aunque este sábado no marcase en la victoria ante Suecia (0-2).

Kane explicó que “las jugadas a balón parado están muy trabajadas” después de que ambos goles llegasen tras sendos córners. “El pase de Jesse Lingard a Dele Alli (en el segundo gol), lo habíamos trabajado en el entrenamiento”, confesó.

“Sabemos que todavía hay un gran partido por delante: la semifinal. Pero nos sentimos bien, nos sentimos seguros. Lo estamos disfrutando. Sólo queremos enorgullecer al país”, sentenció el ariete londinense.