El defensa francés Samuel Umtiti celebra el gol con sus compañeros.
El defensa francés Samuel Umtiti celebra el gol con sus compañeros. / EFE
Publicidad

La selección de Francia se convirtió en la primera finalista del Mundial de Rusia al vencer ayer, con un cabezazo de Samuel Umtiti, a Bélgica (1-0), desarticulada por la velocidad gala, y jugará su tercera final mundialista en busca de su segundo trofeo ante Croacia o Inglaterra. Por primera vez dominado en el torneo, el combinado de Didier Deschamps, capitán de aquella Francia campeona en 1998, no renunció a las señas de identidad que le han guiado hasta la última ronda. Exhibiendo su rápido contraataque y su precisión en los pases, fue sin embargo una jugada a balón parado la que abrió la puerta de la final.

El gol del central barcelonista Samuel Umtiti, que emuló a Thuram en las ‘semis’ del 1998, bastó a los galos para dejar fuera de competición a la selección revelación, y de paso al español Roberto Martínez y a otro histórico ‘bleu’, Thierry Henry, presente tanto en la consecución del único título mundialista francés como en la frustrada final del 2006.

Ahora, toda Francia tratará de resarcirse de la mano de un equipo que busca su premio después de la amarga resolución de la Eurocopa de su país, donde terminaron subcampeones. Croacia o Inglaterra serán su rival.

En un abarrotado Estadio de San Petersburgo, ambos contendientes ofrecieron un inicio trepidante; el cuadro francés retuvo el esférico en los primeros minutos y a punto estuvo de aprovechar la aceleración de Mbappé, pero el combinado belga pronto se apropió del peso del juego con su capitán, Eden Hazard, como principal baluarte.

Fue precisamente el ariete del Chelsea el que más cerca estuvo de abrir el marcador, primero en un tiro cruzado que se marchó fuera al cuarto de hora y tres minutos después en un disparo que Varane tuvo que desviar a saque de esquina. Antes, en el minuto 12, Courtois se vio obligado a salir para frustrar una ocasión del delantero del Paris Saint-Germain tras un preciso pase de Pogba.

La insistencia ‘bleu’ encontró al fin premio tras el paso por vestuarios, aunque contra todo pronóstico, en un partido de idas y venidas e intercambio de golpes, llegó a balón parado. Griezmann botó un saque de esquina que el barcelonista Samuel Umiti, solo en el primer palo, cabeceó dentro de la meta belga.

Croacia e Inglaterra

Por otro lado, las selecciones de Croacia e Inglaterra disputarán hoy (20.00 horas/Telecinco) la segunda semifinal del Mundial de Croacia en el Estadio Luzhnikí de Moscú, donde los balcánicos intentarán tirar de talento para meterse en la primera final de su historia ante un rival muy poderoso a balón parado y que afronta su partido más importante en tres décadas.

Balcánicos y británicos llevaban mucho tiempo esperando una ocasión así. Los primeros desde Francia’98, cuando la anfitriona (2-1) le cerró el pase a la final a Suker, Boban o Jarni, y los segundos desde Italia’90, donde Alemania fue su verdugo en la tanda de penaltis con los errores de Pearce y Waddley.

  • FICHA TÉCNICA.
  • –RESULTADO: FRANCIA, 1 – BÉLGICA, 0 (0-0, al descanso).
  • –ALINEACIONES.
  • FRANCIA: Lloris; Pavard, Varane, Umtiti, Lucas Hernández; Kanté, Pogba, Matuidi (Tolisso, min.86); Griezmann, Mbappé y Giroud (N’Zonzi, min.85).
  • BÉLGICA: Courtois; Vertonghen, Kompany, Alderweireld; Dembele (Mertens, min.60), Fellaini (Carrasco, min.80), Witsel, Chadli (Batshuayi, min.91); De Bruyne, Hazard y Lukaku.
  • –GOLES:
  • 1-0, min.51, Umtiti.
  • –ÁRBITRO: Andrés Cunha (URU). Amonestó a Hazard (min.63), a Alderweireld (min.71) y a Vertonghen (min.94) por Bélgica y a Kanté (min.87) y a Mbappé (min.92) por Francia.
  • –ESTADIO: Estadio de San Petersburgo. 64.286 espectadores.