Thomas vence en La Rosière y es nuevo líder del Tour

Geraint Thomas arrebata el triunfo de etapa a Mikel Nieve a 300 metros de la meta en La Rosière y es el nuevo líder • Froome está a 1:25 de su compañero, con Dumoulin tercero

21
Geraint Thomas celebra su triunfo en la meta de La Rosière, donde reclamó el maillot amarillo de líder por delante de su líder en el equipo Sky, Chris Froome.
Geraint Thomas celebra su triunfo en la meta de La Rosière, donde reclamó el maillot amarillo de líder por delante de su líder en el equipo Sky, Chris Froome. / EFE
Publicidad

El británico Geraint Thomas (Sky) ganó la undécima etapa del Tour de Francia, disputada entre Albertville y La Rosière sobre 108,5 kilómetros, para hacerse con el maillot amarillo de líder tras una segunda etapa alpina que fue una partida de ajedrez con el Sky como claro vencedor.

Thomas, que atacó con permiso de su teórico líder Chris Froome a 5 kilómetros de la meta, neutralizó un ataque previo de Tom Dumoulin (Sunweb) y, no contento con ese objetivo, cambió de ritmo para evitar el triunfo del español Mikel Nieve (Mitchelton-Scott), que lo tuvo en sus manos.

El vasco fue el mejor de una nutrida fuga y se quedó a escasos metros de poder inscribir su nombre en el palmarés del Tour de Francia. El de Cardiff le sobrepasó a 300 metros de meta para hacer el doblete etapa-clasificación general y dar más poder a un Sky que ganó la partida táctica en los Alpes.

Geraint Thomas intentará guardar el amarillo hasta que Froome le tome el relevo, si puede. El vigente campeón y máximo favorito entró tercero en meta, a 20 segundos de su compañero, y sólo por detrás de un Tom Dumoulin (Sunweb) que le esprintó para dar más sentido, con ese ‘bonus’ en meta, a su lejano ataque.

Si el ‘monstruo bicéfalo’ del Sky lo es por tiempo, habrá que ver si no será Thomas quien acabe con el dominio de Froome en el Tour de Francia, igual que el keniata pudo en su día acabar con su líder Bradley Wiggins. De momento, Froome sigue siendo el jefe, pero a 1:25 en la general de Thomas, y con Dumoulin tercero a 1:44.

Valverde ataca sin éxito

Atacó Alejandro Valverde (Movistar) desde lejos, a 54 kilómetros de la meta y en plena ascensión al Col du Pré (HC) —12,6 kilómetros al 7,7% de pendiente media—, sabiendo que Marc Soler estaba por delante en la fuga. Y su compañero y él, en dúo o cazando otros escapados, dieron sabor a la etapa.

Con este ataque del murciano cambió todo, ya que Tom Dumoulin y su compañero Soren Kragh Andersen atacaron en el descenso del corto Cormet de Roselend (2ª) inspirados por la táctica del Movistar y buscando hacer diferencias, que finalmente sólo lo fueron respecto a rivales que no visten el maillot del Sky.

Movistar atacó de lejos por medio de Valverde, pero el Sky lo neutralizó y tanto Landa como Quintana cedieron tiempo con la cabeza

Valverde llegó a ser líder virtual pero se hundió, y ahora el líder del equipo español será o bien Mikel Landa, que aguantó bastante bien pese a ceder 1:47 en meta, o un Nairo Quintana que entró a 59 segundos de Thomas pero que fue incapaz de seguir a Froome y se centró en pedir ayuda a otros rivales, como Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida), que no tenían fuelle.

Romain Bardet (AG2R), muy combativo pero lastrado quizá por el esfuerzo previo en jornadas anteriores, Primoz Roglic (LottoNL-Jumbo), Nibali y Quintana llegaron juntos a meta, con menor protagonismo que un Daniel Martin (UAE-Team Emirates), sexto en meta a 27 segundos, que pasó de perder fuelle a atacar y llevarse con él a Froome, siendo un aliado inesperado para el británico dado que Thomas ya iba por delante.

Lucha desde el inicio

En el primer gran puerto de la jornada, el Montée de Bisanne (HC) y sus 12,4 kilómetros de ascensión al 8,2% de pendiente media, fue en el que se consolidó una fuga multitudinaria que, en su inicio, contó con un Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) que cogió los puntos del esprint intermedio y volvió a dejarse caer hasta el pelotón.

No fue el caso de Julian Alaphilippe (Quick-Step Floors), ganador de la anterior etapa y que defendía el maillot de líder de la montaña, logrando reforzarlo al pasar primero por la cima tras la pugna con Warren Barguil (Fortuneo). Pese a sus ataques, en el descenso se juntaron en cabeza hasta 23 corredores.

Ya en la subida al Col du Pré (HC) —12,6 kilómetros al 7,7% de media— Alaphilippe pagó el esfuerzo de la última jornada y cedió en cabeza. Y de ellos sólo Mikel Nieve pudo aspirar a ganar. También dijo adiós bien pronto, en este caso al liderato, el maillot amarillo Greg Van Avermaet (BMC), que no pudo seguir el ritmo y también sufrió los resultados de la fuga del martes.

Hoy llega el final del tríptico alpino con una de las etapas reina de este Tour, una duodécima jornada entre Bourg-Saint-Maurice Les Arcs y el mítico Alpe d’Huez de 175,5 kilómetros. Las 21 curvas de la cima alpina podrían dilucidar más aún la general.