Sandra Sánchez, campeona del mundo de kata

Amarga plata de Damián Quintero • Babacar Seck y el equipo femenino de kumite, bronce

58
La karateca española Sandra Sánchez, campeona del mundo de kata.
La karateca española Sandra Sánchez, campeona del mundo de kata. / EFE
Publicidad

La karateca española Sandra Sánchez conquistó ayer el oro en la modalidad de kata del Campeonato del Mundo de kárate, que se celebra en el WiZink Center de Madrid, y donde Damián Quintero se quedó con el sabor amargo de la plata tras perder su final.

Quintero, campeón del mundo en 2014 y subcampeón en 2016, fue superado en esa final con claridad (0-5) por el japonés Ryo Kiyuna, número 1 del ranking de la WKF. Mientras tanto Sánchez, vigente campeona de Europa y número 1 del ranking internacional, venció en su final por 3-2 a la también nipona Kiyou Shimizu, que era la poseedora del título mundialista hasta este torneo.

“Seré consciente de todo esto dentro de unos años. Hoy por hoy lo vivo como si no lo viviera yo, como si fuera en tercera persona y todavía me cuesta creerlo. Estoy segura de que, cuando vea el vídeo de la final, ya lo viviré como si fuera yo. Me cuesta todavía creer que todo esto me esté sucediendo”, declaró Sánchez en la zona mixta del WiZink Center, agasajada por una multitud de periodistas y por la cúpula de la Real Federación Española de Kárate (RFEK).

“Era todo muy emocionante. Roja, azul, otra roja, otra roja… Todavía con muchos nervios y muy feliz. Antes de salir me decían: ‘Llénate de toda esa energía que te va a dar el público’. Yo sabía que me iban a animar, pero además es que ha sido como en masa. Hay un momento a la mitad del kata que oyes a tanta gente y te vienes arriba”, afirmó.

“No se puede estar mejor a los 37 años, que nadie diga nada de la edad”, bromeó al respecto. “En el podio he sentido de todo. Yo quería darle mi medalla a toda la gente y regalársela a todos los que han creído que podía hacer esto”, comentó la karateca talaverana en presencia de María José Rienda, presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD).

Antes, el equipo femenino español de kumite había dado otra alegría al pabellón madrileño con su bronce tras imponerse por 1-4 a Irán. Con María Torres como suplente, María Cristina Ferrer abrió las hostilidades y ganó su combate por 0-2. Cristina Vizcaíno empató el suyo (1-1) y Laura Palacio se llevó el triunfo en su turno por un ajustado 0-1.

Por otra parte, Raúl Cuerva cayó en su lucha por el bronce en la modalidad de kumite -67 kg. Perdió por 6-3 contra el iraní Hamoon Derafshipour, desperdiciando una ventaja de 2-3 a 1:22 para acabar el combate y pese a contar con el apoyo del pabellón madrileño.

Estas tres preseas se unieron en el medallero de España al bronce conquistado en la sesión matinal por Babacar Seck. El hispano-senegalés se subió al podio en la categoría de kumite +84 kilos tras vencer por 1-7 al portugués Filipe Reis e inaugurando de esta forma el medallero español.

Seck, con 20 años y habiendo accedido a esta opción de medalla por el cuadro de repesca, venció por ese holgado marcador al veterano Reis, quien ocupa el 40º puesto del ranking internacional. El hispano-senegalés, afincado en Zaragoza, recibió una tercera amonestación cuando solo se había consumido el primer tercio de los 3 minutos del combate.

Pero a falta de 21 segundos, Seck cerró el triunfo con una ‘técnica’ de puño a la cara; eso le valió dos puntos por ippon y otro punto más por yuko, mostrándose superior a Reis en todo momento. Ahora, el joven Seck dará un salto en ese ranking de la Federación Mundial de Kárate (WKF), tras haber empezado el campeonato desde la 61ª plaza.