Sainz y Barreda encienden motores para el Dakar

Esta edición se desarrollará en 10 etapas que discurrirán en Perú

23
El piloto Nani Roma realiza la inspección técnica del coche con el que competirá en Dakar junto con Carlos Sainz.
El piloto Nani Roma realiza la inspección técnica del coche con el que competirá en Dakar junto con Carlos Sainz. / EFE
Publicidad

El 41ª edición del Rally Dakar arranca hoy con la primera de las 10 etapas que forman la edición más compacta de su historia, con la novedad también de que se desarrollará solo en Perú, con aspirantes españoles en los Mini de Carlos Sainz y Nani Roma, en coches, y la baza de Joan Barreda (Honda) en motos.

La cita más dura y exigente del motor permitió este 2019 a sus pilotos comerse las uvas del año nuevo tranquilamente, antes de ir poniendo rumbo a Lima. Perú se queda en solitario este Dakar, desde el prólogo del domingo y hasta que el 17 de enero regrese a su capital, cuando se cumple una década del salto a Sudamérica.

La mayor parte del rally se desarrollará entre dunas, arena y desierto, garantizando la dureza y dificultad de un Dakar que siempre obliga a esperar hasta la última meta. La complicada navegación en terreno abierto, la resistencia física de más de 5.000 kilómetros compactados e intensos: Perú promete máximo suspense.

Los nombres, con un amplio racimo de debutantes, sonarán conocidos, como son las bazas españolas. En coches, Sainz defiende título, este año con cambio de vehículo en su paso a Mini, donde comparte equipo con otro aspirante y antiguo campeón, Nani Roma. El madrileño buscará su tercer título, con tres coches distintos después del año pasado con Peugeot y en 2010 con Volkswagen.

El ‘Matador’ se desquitó de abandonos e innumerables problemas con una victoria que buscará repetir con el ‘enemigo’ en casa. “Es mejor tener a Carlos Sainz en casa”, decía Roma en los días previos. El catalán, doble ganador del Dakar en motos (2004) y en coches (2014), buscará sacarse la última espina del año pasado, cuando abandonó por un accidente en las dunas peruanas de la tercera etapa.

El protagonismo volverá a ser suyo, del 70% arena de un Dakar que buscarán también en Mini los franceses Stéphane Peterhansel, ‘Monsieur Dakar’ con 13 triunfos, y Cyril Despres. En frente, los Toyota de Al Attiyah, De Villiers y Ten Brinke, además de un Sébastien Loeb, con un Peugeot 3008 preparado e inscrito por el equipo privado PH-Sport, en su cuarto Dakar.

En motos se vivirá un todos contra KTM, ganador de las últimas 17 ediciones, en busca de un triunfo más con Matthias Walkner, vigente campeón, Sam Sunderland (2017) y Toby Price (2016). En lucha estará el equipo Honda, con Benavides, Gonçalves y Barreda, y las Yamaha de Van Beveren y De Soultrait. El español tiene el objetivo del triunfo final, con más experiencia y en plena forma.

Destaca un año más la presencia de Laia Sanz, novena en 2015 y capaz de terminar sus ocho participaciones. La 18 veces campeona del mundo formará parte de la edición más femenina de la prueba, con 17 participantes, con las también españolas Sara García, en motos; y Rosa Romero Font y Cristina Gutiérrez, en coches.