Publicidad

Carlos Sainz (Peugeot) mantuvo una ventaja de más de una hora en el liderato, a pesar de ceder poco más de siete minutos ante Stéphane Peterhansel, ganador de la octava etapa, mientras que Joan Barreda (Honda) cayó de la tercera a la quinta plaza de la general tras finalizar octavo a 12 minutos del francés Antoine Meo (KTM).

En coches, Stéphane Peterhansel, 13 veces campeón del Dakar, comenzó a rehacerse del desastre del sábado cuando cedió casi dos horas, y se adjudicó su segunda victoria en esta edición (5:15:18). Sin embargo, Carlos Sainz, quinto en la etapa, solo cedió 7 minutos con el galo y mantiene una ventaja de 1 hora, 6 minutos y 37 segundos sobre Al-Attiyah, segundo en la general.

Con ganas de revancha, ‘Monsieur Dakar’, dominó la etapa desde el inicio, seguido siempre muy de cerca por su compatriota Cyril Despres, que llegó a liderar en el tercer punto de control y finalizó segundo a menos de un minuto.

En motos, Barreda, lastrado por su accidente en la etapa del sábado —en la que ganó— cedió 12 minutos en línea de meta y cayó en la general de la tercera a la quinta plaza, a 08:01 del líder.

La victoria en la octava etapa fue para el piloto francés Antoine Méo (KTM), que logró su segundo triunfo de la presente edición, mientras que su compatriota Adrien van Beveren (Yamaha) mantiene el liderato de la general.

“He atacado mucho desde esta mañana. El objetivo era recortarles entre 6 y 7 minutos a los líderes y estoy contento con mi actuación, porque he ido a buen ritmo hasta el final”, reconoció el piloto de KTM en línea de meta.

Méo necesitó un tiempo de 5:24:01 para cubrir el recorrido entre las localidades bolivianas de Uyuni y Tupiza, con el estadounidense Ricky Brabec (Honda) segundo a 1:08 y el australiano Toby Price (KTM) tercero, a 2:45. El líder Van Beveren, por su parte, fue séptimo a casi 9 minutos.

Etapa suspendida

La organización del Dakar confirmó la suspensión de la novena etapa de 513 kilómetros que debía celebrarse este lunes entre las localidades de Tupiza (Bolivia) y Salta (Argentina) debido a las intensas lluvias que han anegado el campamento de Tupiza, lugar de llegada de la octava etapa.

“La etapa ha sido anulada porque mañana hay riesgo de inundaciones y tormenta. No son las mejores condiciones para que se celebre la etapa. No queremos riesgos”, afirmó Marc Coma, director deportivo del evento.