Rubiales aplaca con Hierro la crisis por el ‘caso Lopetegui’

El presidente de la Federación echa de forma fulminante, a dos días del debut de España en el Mundial, al ya exseleccionador después de que acordase su llegada al Real Madrid

37
Fernando Hierro, sustituto del despedido Julen Lopetegui al frente del banquillo español, con Luis Rubiales, presidente de la RFEF, en segundo plano.
Fernando Hierro, sustituto del despedido Julen Lopetegui al frente del banquillo español, con Luis Rubiales, presidente de la RFEF, en segundo plano. / EFE
Publicidad

El actual director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Fernando Hierro, ha asumido el puesto de seleccionador nacional durante el Mundial de Rusia tras la destitución de Julen Lopetegui.

A dos días del debut en el Mundial y tras anunciarse su fichaje por el Real Madrid, Rubiales optó por prescindir del preparador vaso justificando que es un “mensaje claro” de que todos los integrantes de la Selección deben “cumplir la forma de actuar” de la Federación.

“La Selección es el equipo de todos los españoles y hay decisiones que estamos obligados a tomar en cuestión de unos valores. Nos hemos encontrado con una circunstancia sobrevenida, una negociación legítima, pero que ha ocurrido sin ninguna información a la federación”, señaló Rubiales en rueda de prensa.

Todo se desencadenó repentinamente en la tarde de este martes cuando el Real Madrid anunciaba el fichaje de Lopetegui por las próximas tres temporadas para ocupar el hueco dejado tras la marcha de Zinedine Zidane.

Desde ese momento, cundió el desorden en la concentración del equipo y la RFEF indicó que habría una comparecencia pública del seleccionador y de Luis Rubiales, que aterrizaba esa misma noche en Krasnodar, al día siguiente a las 10.30 hora peninsular española.

Hierro, que fue ayudante de Carlo Ancelotti en el Madrid, limita su experiencia como entrenador a un año en el Oviedo

Poco antes de este momento, se anunciaba el retraso de una hora, que llegó a ser algo más, un tiempo en el que las informaciones que circularon pasaron desde la destitución de Lopetegui hasta su continuidad, suspense con el que acabó el presidente federativo, que fue el primero en aparecer ante los medios para zanjar el tema con el cese del técnico vasco.

“Todo se hizo apenas cinco minutos antes de una nota de prensa. Tiene que haber un mensaje claro para todos los trabajadores de la RFEF que hay una forma de actuar y que hay que cumplir”, zanjó Luis Rubiales, que optó por la vía más conservadora al poner a Hierro al frente de La Roja.

El malagueño, director deportivo del organismo, era uno de los dos candidatos más firmes para coger al equipo para la Copa del Mundo que da comienzo hoy y donde España debuta mañana en Sochi ante Portugal, campeona de Europa. El otro nombre que se manejaba era el de Albert Celades, actual seleccionador Sub-21 y que había acompañado a Julen Lopetegui a Rusia por su conocimiento de los más jóvenes.

Hierro, de 50 años, es una figura reconocida dentro del vestuario del combinado nacional, tanto por su pasado como futbolista como por su labor al frente de una dirección deportiva a la que había vuelto en noviembre del año pasado.

Hombre de la casa

Antes, el exjugador del Real Madrid había tenido una primera experiencia exitosa de 2007 a 2011 junto a Luis Aragonés y Vicente del Bosque y la consecución de la Eurocopa de 2008 y, sobre todo, el histórico Mundial de Sudáfrica 2010. Además, como internacional, vistió en 89 ocasiones la camiseta de la selección, con la que disputó cuatro Mundiales (Italia’90, USA’94, Francia’98 y Corea y Japón 2002) y dos Eurocopas (Inglaterra’96 y Bélgica-Holanda 2000).

Hierro sólo cuenta con una experiencia en los banquillos, el del Real Oviedo de la Liga 1|2|3, al que dirigió en la campaña 2016-2017, sin conseguir el objetivo de buscar el ascenso a Primera. Antes del equipo ovetense, fue ayudante de Carlo Ancelotti en el Real Madrid en la temporada 2014-2015.

Compartir