Real Madrid-Melilla: Isco y Asensio, a recuperar terreno

El Real Madrid busca agradar al Bernabéu con los menos habituales ante un Melilla que se toma el partido como un premio • “Ningún jugador puede ser indiscutible”, asegura Solari

26
Marco Asensio, uno de los jugadores que ha perdido peso con la llegada de Solari, en el entrenamiento de ayer
Marco Asensio, uno de los jugadores que ha perdido peso con la llegada de Solari, en el entrenamiento de ayer. / EFE
Publicidad

El Real Madrid tratará de agradar con buen fútbol y goles su partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, un teórico trámite ante la UD Melilla tras el 0-4 de la ida.

Pese a la condición de día festivo y que la eliminatoria no parece tener demasiados alicientes, el Real Madrid buscará firmar un buen partido con los menos habituales ante su afición, que parece que acudirá atraído por la buena hora (16.15) del duelo y cuyo último recuerdo copero no es muy amable con la derrota y eliminación el año pasado en cuartos ante el Leganés.

Solari dará descanso a gran parte de sus titulares de cara a la visita a Huesca del domingo, pero aún así dispondrá de un once competitivo y con jugadores a seguir como podría ser el caso de Vinicius, que podría ser titular por primera vez en el Bernabéu después de varios partidos sin participación.

También será una buena oportunidad para que Mariano releve a Benzema en el puesto de ‘9’ e incluso para que Isco pueda empezar a recuperar la confianza del técnico argentino para volver a tener minutos importantes con el campeón de Europa o Asensio se reencuentre con su mejor versión.

Solari dejó claro en la rueda de prensa previa que no cree “en lo indiscutible” y que no sabe lo que “significa” porque el “fútbol es el hoy”, por lo que necesitan que los 24 jugadores que maneja no olviden que “lo más importante es que estén bien y pongan su talento al servicio del equipo”.

Una vez más, la comparecencia del técnico estuvo marcada por la figura de Isco y su falta de protagonismo en la actualidad, aunque el rosarino continuó sin dar excesivas explicaciones al respecto salvo para recordar que “hay 24 jugadores en la plantilla, más los que puedan jugar del Castilla y todos están trabajando con intensidad, ganas e ilusión”.

“Es lo que todos, incluso ellos y la afición, queremos ver en el campo”, añadió Solari. “No creo en lo indiscutible, tampoco cuando jugaba, ¿qué significa?”, afirmó preguntado por la condición de otros jugadores en relación al malagueño. “Ustedes (los periodistas) todo el día discuten a futbolistas y entrenadores. Todos son discutibles y lo que tienen que hacer es dar lo mejor de sí para dar lo mejor cuando les toca jugar”, aseveró.

El entrenador madridista recalcó que en el mundo del fútbol “el bajo rendimiento existe”. “El trabajo de los entrenadores es discernir bien y tratar de no equivocarnos. Tengo 24 jugadores y once entran, es una cuestión matemática, no futbolística. Si se pone el foco en el que no jugó siempre vais a tener uno por el que preguntarme”, advirtió, puntualizando que no maneja “redes sociales” y que por ello no estaba “al tanto” del debate sobre el estado físico de Isco tras su foto en Instagram replicando a los que critican su peso.

No hay eternos titulares

Solari también reconoció que hay casos de jugadores que dan un “rendimiento muy bueno y constante y por eso son 10-12 años titulares de cualquier equipo”. “Pero ninguno lo es eternamente por un nombre”, aclaró antes de subrayar que “el fútbol es el hoy, un partido y mañana otro” y que, de nuevo en la comparación de Isco, tenía que hablar con “cariño” de Luka Modric “porque ha ganado el Balón de Oro”.

Por su parte, la UD Melilla llegará al Bernabéu sin presión y dispuesto a disfrutar de esta oportunidad dejando buena imagen y el nivel que está ofreciendo para dominar el grupo IV de la Segunda B tras acumular cinco victorias seguidas. “Quiero que la gente llegue bien al domingo, que es lo importante”, advirtió el técnico Luis Miguel Carrión que posiblemente reserve piezas para la visita del fin de semana del Villanovense.