El Real Madrid, dispuesto a repetir un buen partido ante el Espanyol

El conjunto de Julen Lopetegui quiere continuar con el gran juego demostrado ante la Roma en la Champions League y olvidar el empate en San Mamés contra el Athletic

El Real Madrid, con la moral alta tras la victoria en Champions ante la Roma (3-0), disputará hoy (20.45 horas) la quinta jornada de LaLiga Santander ante el Espanyol, equipo muy trabajado y mejorado con Rubi, buscando confirmar las buenas sensaciones para no dejarse puntos claves antes de un tramo duro de calendario. Tras la goleada del miércoles ante los ‘giallorossi’ en el estreno continental, con un juego vistoso y coral, el equipo madridista quiere seguir con esas buenas sensaciones en el campeonato doméstico ante un rival que llega animado para acabar con su mala racha en el Santiago Bernabéu.

Los de Julen Lopetegui se dejaron dos puntos la semana pasada en San Mamés y ya no pueden permitirse más fallos dentro de un calendario apretadísimo, con cuatro partidos en apenas 11 días. El Espanyol será, a priori, el obstáculo más ‘asequible’ ya que precede a la visita el miércoles al Sánchez-Pizjuán y a la revancha de la Supercopa de Europa ante el Atlético del sábado 29.

Por ello, lo más probable es que el técnico guipuzcoano se plantee realizar algunas rotaciones en el once titular, ya que hay jugadores con mucha carga de minutos en solo un mes de competición como es el caso de Marcelo, Ramos, Kroos, Benzema y Bale, que lo han jugado de inicio prácticamente todo. También Dani Carvajal, pero el lateral no entrenó y Lopetegui confirmó su baja por lo que Odriozola, sorprendentemente fuera de la lista el miércoles, podría debutar oficialmente.

Además, con la más que posible alternancia de nuevo entre Courtois y Navas en la portería, Nacho podría dar descanso al capitán o al lateral brasileño, mientras que en el centro del campo, las cualidades que posee el rival hace más complicado tomar riesgos para las rotaciones, aunque Kroos es el que más minutos acumula y podría dejar su sitio para que Isco se mantenga ante la más que presumible vuelta de Marco Asensio tras estar en el banquillo el miércoles.

Amenaza

El balear formaría de este modo el tridente de ataque con un Bale que sigue acaparando protagonismo y un Benzema menos entonado que antes del parón y que ya sabe que Mariano puede ser una amenaza real después del gran gol del ‘7’ en sus primeros minutos como madridista. Por su parte, el Espanyol ha comenzado a un nivel muy alto y, de hecho, se ha situado cuarto en la clasificación con siete puntos, con sólo la derrota en Mendizorrotza en su haber (2-1). Ahora, le tocará su primer gran examen a domicilio, ante un Real Madrid al que no gana en el Bernabéu desde la temporada 95/96, cuando se impuso por 1-2. A partir de ahí solo tres empates, el último en 2012, y cinco derrotas seguidas.

La principal clave de la mejoría ‘perica’ puede residir en la figura de Rubi, un técnico que ha sabido dotar a su equipo de identidad, siempre a partir del buen trato de balón, para convertirle en un equipo ofensivo que ha sabido conjugar experiencia y juventud. Además, en sus experiencias en el Levante y el Sporting, el preparador catalán puso en dificultades en ocasiones al actual campeón de Europa.