El Real Madrid consume el sueño del Iberostar (59-77)

El campeón saca el billete a por su quinto título seguido con la guía de Doncic y Thompkins y una exhibición defensiva tras el descanso

13

El Real Madrid no falló a su cita con la quinta final de Copa del Rey seguida al batir (59-77) al Iberostar Tenerife en el Gran Canaria Arena, un digno rival que plantó cara al campeón hasta entrada la segunda parte, donde Trey Thompkins y Luka Doncic terminaron con el sueño canario y llevaron a los blancos a la lucha por su quinto título consecutivo.

Los de Pablo Laso de nuevo fueron de menos a más. Después de sacar el billete a semifinales ‘in extremis’ ante el Unicaja, esta vez el defensor del título despertó antes. El cuadro tinerfeño tuteó a los blancos con un agresiva defensa y las torres Fran Vázquez (16 puntos) y Mike Tobey (14), pero tras el descanso el Madrid creció para evitar el susto y llegar a la final.

Thompkins, con 13 puntos en el segundo tiempo, y Doncic (17 puntos y 28 de valoración) guiaron a los blancos. Una parte para cada equipo en la primera semifinal, con el Madrid corrigiendo los errores de 20 pobres minutos y sacando defensa ante el desparpajo rival. Los de Fotis Katsikaris se quedaron sin batería y padecieron un pobre porcentaje en el triple (2 de 21), hincando la rodilla en el inicio del último cuarto.

La puesta en escena de un novato en estas lides no pudo ser mejor. El Iberostar dejó en 11 puntos al campeón y solo la falta de acierto le impidió sacar mejor renta tras 10 minutos (19-11). Los de Katsikaris supieron mover al Madrid para sacar a Tavares de sus dominios y encontrar la puerta abierta a puntos en zona. Una ayuda a Tobey en su lucha de gigantes con el caboverdiano que aprovechó el pilar canario (8 puntos y cuatro rebotes).

El cuadro aurinegro cerró su rebote también con Abromaitis y no regaló nada. El Madrid fue a trompicones hasta justo antes del descanso, gracias a siete puntos seguidos de Carroll en el último minuto (38-37). Así maquilló un mal arranque el campeón, mientras Iberostar se mantenía al mando en las rotaciones bordando su histórica toma de contacto en una semifinal de Copa. Fran Vázquez irrumpió con 10 puntos, de nuevo a placer en la zona blanca.

En la reserva

Ni la entrada de Doncic ni dos triples de Rudy despertaron al Madrid, jugando con fuego de nuevo como ante Unicaja. Por contra, el equipo de La Laguna tenía un plan, como contra Valencia Basket, y parecía cumplirlo a la perfección, con el pero de los triples. Los de Katsikaris estuvieron 28 minutos con un lanzamiento convertido de 15 intentos. La gasolina también comenzó a ser un problema.

Campazzo continuó en la reanudación el trabajo de Carroll y el Madrid apretó en defensa después de otra lección de Fran Vázquez. Los de Laso espabilaron debajo de los aros, con seis puntos de Thompkins y un par de buenas acciones defensivas que dieron al Madrid la mejor ventaja justo de cara al último cuarto (49-56). El lastre en el triple minó la confianza de un Iberostar en el alambre.

El campeón olió la sangre y engordó esa máxima hasta los 15 puntos (49-64). El Madrid asfixió a los canarios, llegando las pérdidas, y Doncic puso la firma. El esloveno entró en calor tras en el último cuarto de dos partidos, quizá para llegar entonado a la gran final de Copa. Lo mismo, si el físico lo permite, que un Gustavo Ayón que sigue sin saltar al parqué.

IBEROSTAR TENERIFE 59-77 REAL MADRID

IBEROSTAR TENERIFE: San Miguel (5), Ponitka (8), Vasileiadis (-), Abromaitis (4) y Tobey (14) -quinteto titular- Allen (-), Bassas (-), Vázquez (16), Beirán (4), Borg (-) y White (8).

REAL MADRID: Campazzo (6), Causeur (7), Taylor (1), Thompkins (13) y Tavares (13) -quinteto titular- Doncic (17), Carroll (14), Rudy (13), Reyes (-), Maciulis (-) y Randolph (2).

PARCIALES: 19-11, 19-26, 11-19 y 10-21.

ÁRBITROS: Pérez Pérez, Jiménez y Cortés. Sin eliminados.

PABELLÓN: Gran Canaria Arena.