Queralt Castellet acaba séptima en la final de ‘halfpipe’

La 'rider' española queda descolgada de las medallas tras una caída en la tercera manga, pero logra su primer diploma olímpico

21
Queralt Castellet, en la final de 'halfpipe'.
Queralt Castellet, en la final de 'halfpipe'. / EFE
Publicidad

La ‘rider’ Queralt Castellet no pudo pelear por las medallas en la final de la modalidad de ‘halfpipe’ del snowboard de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang y se tuvo que conformar con su primer diploma olímpico al terminar en una séptima plaza de una final donde no logró alcanzar su mejor nivel.

En sus cuartos Juegos, la de Sabadell lo fió casi todo a su tercera ronda para intentar asaltar el bronce, prácticamente el único premio que habían dejado las dos favoritas, la estadounidense Chloe Kim y la china Liu Jiayu, que ofrecieron un gran nivel desde el inicio de la prueba.

La catalana llegaba a esta cita en un buen momento de forma, pero una caída en la tercera ronda, donde estaba arriesgando en busca de una puntuación que le permitiese soñar con el tercer lugar, terminó con sus opciones, aunque logró su mejor clasificación en su tercera final olímpica de su carrera.

Al contrario que en la calificación, Castellet optó en principio por firmar una primera manga para asegurar. Firmó 59.75 puntos, pero ya rezagada respecto al podio, que cerraba la veterana estadounidense Kelly Clark con 76.25. Sólo Jiayu (85.50) y una espectacular Kim (93.75) eran capaces de superar los 80 puntos y dar un buen paso hacia las medallas.

La ‘rider’ española mejoró en su segunda manga, pero sus 67.75 puntos no le sirvieron para mejorar en demasía y el sueño de las medallas quedaba muy lejos, con una Kelly Clark que también mejoraba sin cometer fallos (81.75) y complicaba de sobremanera las cosas.

Quedaba la tercera y definitiva manga. Otra estadounidense, Arielle Gold, terminaba por poner muy caro el bronce y con 85.75 se lo arrebataba a Clark (83.50). Castellet necesitaba su mejor versión, la misma con la que justamente hacía un mes había ganado en la Copa del Mundo superando los 90 puntos. Tiró de sus mejores trucos, pero en su riesgo no pudo evitar irse al suelo y perder todas sus opciones, conformándose con el diploma olímpico.