Portugal-España: un mago amenaza la hegemonía

Los de Venancio López buscan ante Portugal y Ricardinho la octava corona europea • España nunca ha perdido ante el combinado luso

47

La Selección Española de fútbol sala intentará mantener su hegemonía en Europa y sumar su octavo título continental batiendo esta noche en la final del Europeo de Eslovenia a Portugal, un combinado liderado por el talento y magia de Ricardinho, líder de un equipo que históricamente se ha estrellado contra su vecina.

Señalado siempre como candidato a llegar lejos, el combinado portugués logró alcanzar su segunda final europea tras acabar en semifinales con Rusia, la otra gran favorita tras la actual campeona, a la que remontó para ganar por 3-2 y volverse a citar con los de José Venancio López ocho años después de su primer intento por conquistar su primer gran título.

En la final de 2010, España se impuso por 4-2 en un choque que en el minuto 39 parecía decidido (3-0) antes de complicarse con dos goles rápidos de los portugueses. Aquella derrota fue una más en la estadística para Portugal en sus enfrentamientos con sus vecinos a los que todavía no ha sido capaz de ganar un partido oficial y que en su último enfrentamiento de este cariz, en los cuartos del pasado Europeo de Serbia, perdió por un claro 6-2.

En ese partido, y no en la final de hace ocho años, sí estaba Ricardinho, que también estuvo en la semifinal europea del año 2007, donde Portugal era la organizadora y que suponía el estreno en una gran cita de José Venancio López. El ala puso el 2-0 faltando cinco minutos, pero España fue capaz de igualar y llevarse el billete en los penaltis.

Sin embargo, el considerado mejor jugador del mundo ha madurado su fútbol sala, sobre todo desde que aterrizó en el Movistar Inter en 2013 y ha conseguido encauzar su enorme talento hacia el objetivo grupal, sin perder por ello un ápice de su espectacularidad.

El jugador interista ha liderado a los de Jorge Braz en este torneo, en el que es el máximo goleador (6) y el que más dispara a puerta (16), aunque la selección portuguesa también ha demostrado que es más que el ‘10’, cuyos goles no hicieron falta para dejar en el camino a los rusos. De todos modos, frenar el impacto que pueda tener en el juego de su equipo se antoja clave.

España, al alza

Por su parte, España llega a la defensa final de su título asentada en su juego y con la dosis de confianza que supuso llegar superando el examen de temple y mentalidad que le exigió Kazajistán, que finalmente claudicó en la tanda de penaltis.

Los de Venancio López firmaron, posiblemente, su mejor partido del torneo continental, repleto de obstáculos por parte de los de Cacau, y aunque no les bastó para evitar el sufrimiento hasta el último lanzamiento de Lin, sí es un refuerzo para confirmar que van de menos a más.

La actual campeona seguirá sin poder contar con Sergio Lozano, pero demostró que cuenta con una rotación profunda y que no dio síntomas de debilidad física. Así, jugadores como Joselito o Tolrá, que no había contado en los últimos partidos, dieron un paso adelante para echar una mano ante los kazajos, donde veteranos como Carlos Ortiz, superviviente de la final de 2010, Miguelín y Pola también estuvieron a gran nivel.

FICHA TÉCNICA

PORTUGAL: André Sousa (p), Bebe (p), Vítor Hugo (p), Pedro Cary, Bruno Coelho, André Coelho, Tunha, Nilson Miguel, Fábio Cecílio, Márcio Moreira, Pany Varela, Tiago Brito, Ricardinho y Joao Matos.

ESPAÑA: Paco Sedano (p), Jesús Herrero (p), Ortiz, Pola, Miguelín, Bebe, Rafa Usín, Joselito, Lin, Solano, Álex, Adolfo y Tolrá.

ÁRBITROS: Ondrej Cerny (República Checa) y Sasa Tomic (Croacia).

PABELLÓN: Arena Stozice.

HORA: 20.45 horas/DMax.