Pello Bilbao vuela en L’Aquila

Primer triunfo español en el Giro 2019 • Conti mantiene la 'maglia' rosa, con José Joaquín Rojas segundo

9
Pello Bilbao celebra la victoria. / EFE
Publicidad

El español Pello Bilbao (Astana) ganó la séptima etapa del Giro de Italia, disputada entre Vasto y L’Aquila sobre 185 kilómetros, en una segunda jornada consecutiva con éxito para una fuga, en la que esta vez el de Guernica tiró de inteligencia para atacar a sus compañeros en el momento preciso, en un día sin cambios mayúsculos en la general.

Bilbao estuvo escondido en la fuga, pero siempre en la zona de cabeza, y cuando otros rivales trabajaron para cortar cualquier intento de ataque, y presumió que estaban fundidos, aprovechó la rampa previa a la interminable recta final para atacar, coger metros de ventaja y no parar hasta entrar a meta celebrando el triunfo, su primera etapa en un Giro de Italia.

Con compañeros ilustres de fuga, como el italiano Davide Formolo (BORA-hansgrohe), Mattia Cattaneo (Androni) o Lucas Hamilton (Mitchelton-Scott), los españoles José Joaquín Rojas (Movistar) y Pello Bilbao optaron por tácticas de ‘perro viejo’ en busca de cruzar primeros la meta en L’Aquila, llevándose el premio el del Astana.

No obstante, Rojas rozó la gloria. Se diría que dio con su flecha en zona de ‘9’ rozando la diana perfecta, o que estrelló un penalti en el palo. El murciano sabía que las pequeñas pero exigentes rampas, al final de una dura etapa, no eran su mejor escenario. Pero sufrió para reengancharse a la cabeza, ya con la escapada bien seleccionada, y tras tomarse un respiro atacó.

Lo hizo a casi 4 kilómetros de la meta, antes de la subida final al Corso Federico II de L’Aquila, intentando hacer una ‘crono’ tirando de sus dotes de velocista. Pese a la vigilancia atrás, Formolo hizo el trabajo para el resto tirando de todos sus rivales hasta neutralizar al español. Quedaban menos de dos kilómetros y Bilbao, el ‘tapado’, atacó para terminar con el suspense.

Fueron 1,4 kilómetros en los que Bilbao tiró hacia adelante sin mirar atrás, y sólo lo hizo cuando, viendo a la gente exaltada, se percató de que nadie le iba a meter la rueda por detrás.

Comprobó su triunfo, el segundo de este año tras la primera etapa de la Vuelta Ciclista a la Región de Murcia, y lo celebró. El primero en un Giro de Italia, y en una de las tres grandes, y octava victoria en su carrera. Sigue como líder el italiano Valerio Conti, que no sufrió para mantener la ‘maglia’ rosa.