Pello Bilbao repite triunfo y Carapaz acaricia el Giro

El ecuatoriano afronta la contrarreloj final, de 17 kilómetros, con 1:54 sobre Nibali • Mikel Landa desbanca a Roglic en la lucha por el podio

19
Pello Bilbao, ganador de la séptima etapa, celebra su segundo triunfo en la Croce d’Aune-Monte Avena. / EFE
Publicidad

El ciclista español Pello Bilbao (Astana) se impuso ayer en la vigésima y penúltima etapa del Giro de Italia, de 194 kilómetros entre Feltre y Croce d’Aune-Monte Avena, mientras que el ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) encarará la contrarreloj definitiva como destacado líder de la ronda transalpina.

El de Gernika, que ya había logrado el triunfo en la séptima etapa y que logra además la segunda victoria española de la presente edición, sobresalió en el esprint con el que se resolvió la llegada al dolomítico Monte Avena, por delante de un Mikel Landa (Movistar) que asalta la tercera plaza de la general.

Por su parte, Carapaz se asegura llegar a la última etapa, la crono de 17 kilómetros de Verona, portando la ‘maglia rosa’, después de entrar a cuatro segundos del ganador y a la par de su principal rival en la general, el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida), al que aventaja en 1:54 en la clasificación. Además, Landa completa el podio provisional (2:53) tras desbancar al esloveno Primoz Roglic (Team Jumbo-Visma), ahora a 3:06 del de El Carmelo.

El pelotón se mantuvo unido en la ascensión de Cima Campo, puerto de segunda categoría que daba comienzo a la etapa rompepiernas, con el Movistar marcando el ritmo. En el descenso, se formó ya la primera fuga, con Mikel Nieve (Mitchelton-Scott) y Pello Bilbao entre la decena de corredores que lograba irse.

Con dos minutos de ventaja, los escapados iniciaron la subida al poderoso Passo Manghen, donde el italiano Fausto Masnada (Androni Giocattoli-Sidermec) lograba saltar del grupo. Astana comenzó a tirar en el pelotón para darles caza, pero a la vez el trío formado por Landa, el colombiano Miguel Ángel López (Astana) y Carapaz salía al encuentro de Masnada.

Landa, al podio

La bajada volvió a reunirlos a todos, y Nieve y Bilbao, junto a otros cinco ciclistas, volvieron a intentarlo antes del Passo Rolle, haciéndose con casi tres minutos de ventaja. En la larga bajada, Movistar tomó la iniciativa para recortar dos minutos a la fuga antes de afrontar el Croce d’Aune.

Comenzaron entonces las amenazas; ‘Superman’ López, que poco después se enzarzaba con un aficionado que le tiró al suelo, trató de irse en solitario, pero sus compañeros de fuga no lo permitieron, mientras Roglic se desbarataba de dos espectadores que le empujaban en la definitiva subida al Monte Avena. Sí lo logró, a 12,7 kilómetros, Landa, que se marchó solo hasta que a seis kilómetros para meta le dieron caza Nibali y Carapaz.

No tardaron en unirse otros de los protagonistas de la etapa, Nieve y Bilbao, y fue este último el que, en el último esfuerzo, logró cruzar primero la línea de meta por delante de Landa y Giulio Ciccone (Trek-Segafredo), que completaron las bonificaciones como segundo y tercero.

A cuatro segundos entraban Nibali y Carapaz, y Roglic cedía 54 segundos. Así, el ecuatoriano tratará de conservar la ‘maglia rosa’ en la definitiva última etapa, una contrarreloj individual de 17 kilómetros por el Circuito Torricelle, escenario mundialista, con salida y llegada en la ciudad de Verona.