Patriots y Rams se miden en un choque generacional

La final de la NFL enfrenta la veteranía de Belichik y Brady, la pareja más exitosa de su historia, con la juventud de McVay y Goff, en una reedición de la Super Bowl de 2002

12
Los cascos de los Rams de Los Angeles (d) y de los Patriots de Nueva Inglaterra (i), antes de la final de la NFL.
Los cascos de los Rams de Los Angeles (d) y de los Patriots de Nueva Inglaterra (i), antes de la final de la NFL. / EFE
Publicidad

New England Patriots y Los Angeles Rams protagonizarán esta noche en el Mercedes Benz Stadium de Atlanta la edición 53 de la Super Bowl, la gran final del fútbol americano estadounidense que se presenta sin un claro favorito, con cierto aroma a revancha y enfrentando a una de las mejores franquicias de la historia de este deporte con otra marcada por su juventud y pujanza.

107 años son los que acumulan Bill Belichik y Tom Brady, probablemente la pareja más exitosa de la historia de la NFL y que iniciaron en 2002 una dinastía en el ‘football’ tan ‘odiada’ como respetada. El técnico, de 66 años, y el ‘quarterback’, de 41, buscan su sexto anillo de campeón en las 19 temporadas que llevan juntos, en las que nadie ha jugado tantas veces el partido decisivo como ellos (8).

Enfrente, los 57 años que reúnen Sean McVay y Jared Goff, un dúo dispuesto a hacer hincar de nuevo la rodilla a los ‘Pats’ como hicieran el año pasado las ‘Águilas’ de Filadelfia (41-33). El entrenador de los ‘Carneros’ ha demostrado su capacidad con tan sólo 33 años y ha llevado a la franquicia a su cuarta presencia en la Super Bowl, la primera desde que se marchó de St.Louis, de la mano de un ‘mariscal de campo’ que ha ratificado por fin las expectativas que había depositadas sobre él tras unos inicios complicados.

Los Patriots, campeones de la Conferencia Americana, están ante una tentativa de alcanzar en el palmarés a Pittsburgh Steelers con su sexto trofeo Vince Lombardi, el tercero en cinco años, y su mayor baza reside en su mayor experiencia ante unos Rams, ganadores de la Nacional y que han mostrado muy buen nivel, tanto en la temporada, donde terminaron con un balance de 13-3, como en la postemporada.

Ambos sacaron su billete para la capital de Georgia como visitantes, algo que no sucedía desde 2013, y lo hicieron en el tiempo suplementario ante Kansas City Chiefs (31-38) y New Orleans Saints (23-26). Estos dos partidos dejaron claro que Brady sigue siendo un ‘maestro’ a la hora de dominar los momentos clave, con un ‘drive’ sensacional en la prórroga ante los Chiefs, y que la defensiva angelina tiene tanto poderío como su ofensiva para recuperarse de un 13-0 inicial.

Objetivo: ‘cazar’ a Brady

El equipo de Belichik volvió a demostrar una temporada más que son la gran dinastía del siglo XXI, pese a un timorato comienzo que hizo saltar las alarmas. Pero a la hora de la verdad, los Patriots fueron ese equipo veterano capaz de gestionar bien todo tipo de situaciones y dispuestos a que no haya revancha de los Rams, ante los que iniciaron precisamente su era dominadora en 2002, imponiéndose por 20-17 en la SB XXXVI.

Brady tenía entonces 24 años, los mismos que Goff, al que McVay le ha modelado para que sea la figura que se esperaba y pueda batirse en duelo con el veterano ‘quarterback’ californiano, que de perder alcanzaría el récord de cuatro derrotas que posee Jim Kelly, que lideraba aquellos Buffalo Bills que perdieron de forma consecutiva la Super Bowl de 1991 a 1994.

El ataque de los campeones de la Conferencia Americana gira en torno a Brady y a su conexión con James White, Sony Michel, Rob Gronkowski y Julian Edelman. McVay lo sabe y se esmerará en diseñar un plan para que el ‘12’ no pueda jugar con comodidad e intentar derribarle por primera vez en toda la postemporada. Para ello, la línea que forman Aaron Donald, que acabó la temporada regular con 20,5 capturas, Ndamukong Suh, y Michael Brockers en Los Angeles será clave.

Tener a Brady sentado mucho tiempo es igualmente importante para que Jared Goff pueda diseñar buenos ataques, apoyados principalmente en Todd Gurley, otra de las estrellas de la franquicia con 21 ‘touchdowns’ y que parece que llega a tope tras superar algunos problemas físicos, que propiciaron la llegada de un CJ Anderson que también ha brillado a gran nivel junto a Brandin Cooks y Robert Woods. Todos ellos exigirán la mejor versión defensiva de unos ‘Pats’ que han ido de menos a más en este aspecto y que ya estuvieron a buen nivel ante los Chiefs con cuatro capturas a su ‘quarterback’ Patrick Mahomes.