Ocon hace polvo a Verstappen y Hamilton gana como campeón

El francés provoca un trompo al de Red Bull, destacado líder tras una gran salida, cuando estaba siendo doblado • Mercedes gana el Mundial de escuderías • Sainz y Alonso, 12 y 17

17
Lewis Hamilton celebra la victoria con los miembros del equipo Mercedes.
Lewis Hamilton celebra la victoria con los miembros del equipo Mercedes. / EFE
Publicidad

Lewis Hamilton conquistó el Gran Premio de Brasil para celebrar su reciente título mundial y dar el de constructores a Mercedes, por delante de un Max Verstappen (Red Bull) que dominaba la carrera, en la que Ferrari nunca tuvo opciones, hasta que Esteban Ocon (Force India) se cruzó en su camino.

Hamilton recibió el favor de un Ocon que, estando doblado y buscando desdoblarse, se entrometió en la trazada de un Verstappen que lideraba la carrera desde una gran salida, con mejor ritmo y sin sufrir con los neumáticos como el resto. El británico celebró así el quinto título como piloto logrado dos semanas antes en México y sentenció la lucha por equipos a falta de la carrera en Abu Dabi para el final del campeonato.

La estrategia del neumático duro para Ferrari no salió bien, con Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen lejos de Hamilton en la salida y con Verstappen entre medias. Los Red Bull se permitieron darlo todo sin gestionar las gomas, mientras que Mercedes sí echó cuentas, viendo a su rival por el Mundial quedándose sin opciones.

Los 55 puntos de diferencia en la tabla no parecían peligrar para las ‘flechas plateadas’, a pesar de que Hamilton sufría con el ‘blistering’ y se veía muy superado por Verstappen. El holandés caminaba triunfal hasta que Ocon añadió un capítulo más a su libro de incidentes con otros pilotos. El francés provocó el trompo del Red Bull y quitó el liderazgo a un Verstappen muy enfadado.

A pesar de los daños, el holandés se mantuvo en carrera y siguió en la pelea hasta el final. De hecho también Daniel Ricciardo tuvo sus opciones hasta la bandera a cuadros, pero Hamilton aguantó y exprimió sus neumáticos ante Verstappen, Raikkonen y el australiano.

El finlandés fue el Ferrari que dio la cara, con la sexta plaza de Vettel. A pesar de un año más de la Scuderia tuteando al equipo alemán, Mercedes se alzó con su quinto título consecutivo, en una celebración acorde con avalancha de mecánicos a la llegada de un Hamilton que se arrodilló ante su monoplaza como agradecimiento.

En cuanto a los españoles, ni Carlos Sainz (Renault) ni Fernando Alonso (McLaren) lograron estar en los puntos. El madrileño terminó duodécimo, ganando ‘in extremis’ una posición, en bonita pelea pero no en la zona de sumar, lastrado por el ritmo inferior de los Toro Rosso. Mientras, Alonso, último en el primer tercio de la carrera, terminó decimoséptimo.

El asturiano, que correrá el año que viene las 500 Millas de Indianápolis según se conoció en la previa de Brasil, perdió 10 segundos en una mala entrada en ‘boxes’. A partir de ahí, el doble campeón del mundo rodó último, aunque pudo terminar la carrera antes de retomar el Mundial de Resistencia con las 6 Horas de Shanghai del próximo domingo.