Nieve da sabor español al Giro y Froome sentencia su triunfo

El navarro, liberado de la responsabilidad de ayudar a Simon Yates, conquista el puerto de Cervinia • Pinot se hunde y Miguel Ángel López completará el podio detrás de Dumoulin

34
Mikel Nieve logró la victoria, primera española en este Giro, tras un gran ataque a falta de 30 kilómetros para la meta
Mikel Nieve logró la victoria, primera española en este Giro, tras un gran ataque a falta de 30 kilómetros para la meta. / EFE
Publicidad

El navarro Mikel Nieve (Mitchelton-Scott) ganó en solitario la vigésima etapa del Giro de Italia, penúltima de esta 101ª edición y disputada sobre 214 kilómetros entre las localidades de Susa y Cervinia, y en la que el británico Chris Froome (Sky) dejó sentenciado su triunfo en la clasificación general.

Tras una exigente etapa en la que Thibaut Pinot (Groupama-FDJ), hasta ayer tercero y favorito al podio, se dejó todas sus opciones de subir al cajón, Nieve dio un tirón a menos de 30 kilómetros para la meta y nadie pudo seguirlo; pese a los intentos del austríaco Felix Grosschartner (Bora-Hansgrohe), tercero al final, nadie evitó que el corredor del Mitchelton diese al ciclismo español su primera victoria en este Giro.

Por su parte, después de una serie de ataques constantes entre Froome y su inmediato rival por la ‘maglia rosa’, el neerlandés Tom Dumoulin (Sunweb), fue el ciclista del Sky quien aguantó el tipo en las rampas finales para conservar sus 40 segundos de ventaja en el liderato antes de llegar hoy a la conclusión en Roma.

En una etapa marcada por los últimos aunque duros ascensos de montaña de este Giro, se produjo una rápida fuga. En los primeros kilómetros y puertos de la carrera, uno de los favoritos a la victoria final, el británico Simon Yates (Mitchelton-Scott) se quedó sin opciones en el Col Saint Pantaléon.

En ese mismo puerto, se quedó otro de los favoritos en el descenso, pues Pinot perdió cinco minutos mientras se iba estableciendo una nueva escapada; en ella destacaba la presencia de los citados Nieve y Grosschartner. Además, Froome se mantenía cauto y protegido por su equipo para dejar sentenciada cuanto antes la carrera, en detrimento de Dumoulin.

A falta de menos de 30 kilómetros para llegar a la meta, y enfrentarse a la última rampa de Cervinia, Nieve dio un oportuno estirón para dejar rápidamente atrás a sus rivales; pronto empezó a meter bastante diferencia al grueso del pelotón, con el que llegó a atesorar una renta de 8:09. Luego, el también neerlandés Robert Gesink (Lotto NL-Jumbo) superó un pinchazo a pocos kilómetros para terminar segundo sobre la meta, a 2:17 del ganador español.

Froome, autoritario

Froome y Dumoulin, por su parte, se encontraban en el mismo grupo, a una distancia considerable de los líderes, pero empezaron a luchar entre sí para dar el golpe definitivo por llevarse la ‘maglia rosa’. El neerlandés quiso escaparse en un par de ocasiones, pero el ciclista del Sky tiró de coraje para impedir quedarse colgado.

Por otro lado, tras perder Pinot sus opciones de subirse al tercer escalón del podio, será el colombiano Miguel Ángel López (Astana) quien ocupe tal lugar después de haberse impuesto en una dura batalla al ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar).

A falta de la última etapa, que se disputará íntegramente en Roma sobre 118 kilómetros, Froome conquistará su primer Giro y ampliará con ello su ya de por sí extenso palmarés. A falta de resolverse su posible sanción por dopaje, su historial luce cuatro Tours de Francia y una Vuelta a España.