Nadal y Zverev apuntan a una ‘final’ de alta tensión

El balear vuelve a las pistas con un claro triunfo ante Kohlschreiber y enmienda la derrota inicial de Ferrer frente al número uno alemán

55
Rafa Nadal devuelve una bola durante su partido ante el número dos alemán, Philipp Kohlschreiber.
Rafa Nadal devuelve una bola durante su partido ante el número dos alemán, Philipp Kohlschreiber. / EFE
Publicidad

España y Alemania terminaron igualadas a un punto en el primer día de su eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis que se está disputando en Valencia gracias a las sólidas actuaciones de sus respectivos números uno, Rafa Nadal y Alexander Zverev.

Tanto el balear como el alemán sacaron sus galones de ‘primeros espadas’ en la Plaza de Toros de la capital del Turia y demostraron su liderazgo, consiguiendo victorias claras y sin excesivos problemas ante Philipp Kohlschreiber (6-2, 6-2, 6-3) y David Ferrer (6-4, 6-2, 6-2) para dejar el cruce igualado a la espera del dobles entre Feliciano López y Marc López ante Jan-Lennard Struff y Tim Puetz.

Lo que ya está claro es que el Nadal-Zverev del domingo será decisivo y se presentará como un partido de alto nivel, algo que no se pudo ver en esta primera jornada donde ninguno de sus rivales pudo estar a la altura para crearles problemas.

El de Manacor retornó a la acción tras más de dos meses manteniendo su casi impoluta hoja de servicios en la Copa Davis, donde no jugaba un individual desde 2015, al sumar su vigesimotercer triunfo seguido ante un Kohlschereiber que fue menos complicado de lo previsto y que no puso en duda un triunfo que alivió la derrota anterior de David Ferrer.

Nadal notó un tanto la inactividad competitiva y aunque dejó algunos golpes geniales y dominó con bastante autoridad al número dos alemán, la estadística arrojó ciertos problemas en su juego. Uno de ellos fue el saque, un punto negro en el día del equipo, con el que cometió ocho dobles faltas y sin meter demasiados primeros, situación que no aprovechó demasiado su rival, que demostró que en arcilla roja tiene menos argumentos para batir al balear.

Este tampoco tuvo su mejor día desde el fondo de la pista y encadenó también más errores de los que suelen ser habituales, aunque en esta caso los compensó con buen número de ganadores (30), casi todos con un ‘drive’ (28) con el que martilleó al germano y arrollador en la primera manga (14 ‘winners’).

Nadal, salvo al inicio del tercer set, fue siempre por delante en el marcador con ventajas claras pese a sus dudas iniciales con el servicio. Siempre fue una amenaza al resto para un Kohlschreiber que apenas tuvo juegos cómodo con su servicio para haberse asentado.

El alemán cedió fácilmente los dos primeros parciales y no supo dar continuidad a la única vez que gozó de ventaja en el marcador. El de Augsburgo logró romper en el primer juego del tercer set para ponerse 0-1, pero fue incapaz de poner nervioso al número uno del mundo, que recuperó rápidamente el mando para dejar la eliminatoria igualada.

Ferrer, desarbolado

El jugador manacorí saltó a la arcilla roja de la Plaza de Toros con la obligación de no fallar tras la derrota inicial de David Ferrer ante Alexander Zverev también en tres sets (6-4, 6-2, 6-2).

El retorno de ‘Ferru’ a una competición donde ha firmado grandes actuaciones, sobre todo en arcilla roja donde aún no había perdido en sus 16 encuentros, no tuvo el final deseado, en parte por su errático día, unido al buen nivel que ofreció el número cuatro del mundo, pese a que este venía de tener menos tiempo de preparar el cambio de la pista rápida de Miami a la tierra.

Hace dos semanas ambos se vieron las caras en Crandon Park y entonces el de Jávea peleó hasta el final y para forzar al máximo al de Hamburgo. En esta ocasión, salió con las ideas muy claras e impuso su tenis agresivo para poner por delante a los suyos y además con muy poco desgaste, menos de dos horas, para lo que resta de fin de semana, sobre todo el esperado duelo ante Nadal.