El tenista español Rafael Nadal confía en encontrarse de nuevo con su juego en el torneo del Conde de Godó.
El tenista español Rafael Nadal confía en encontrarse de nuevo con su juego en el torneo del Conde de Godó. / EFE
Publicidad

El tenista español Rafa Nadal ha perdido distancia respecto al número uno mundial, que sigue una semana más en poder de Novak Djokovic, tras su derrota en semifinales del Masters 1.000 de Montecarlo, conquistado por el italiano Fabio Fognini. El jugador balear no pudo defender su corona en el torneo monegasco, donde se dejó 640 puntos. Pese a que sigue conservando su número dos con bastante distancia, ya pierde más de 3.000 puntos respecto a Djokovic, que incluso gana 90 puntos pese a su derrota en cuartos de final.

El leve ascenso del surafricano Kevin Anderson, que le arrebató la sexta plaza al japonés Kei Nishikori, es el único cambio en el ‘Top 10’ de la clasificación mundial antes de la disputa esta semana del Conde de Godó, de categoría ATP 500 y donde Nadal vuelve a defender su título de campeón.

Además, en la clasificación también destacó el ascenso de seis posiciones de Fognini, que se sitúa duodécimo tras ganar el primer Masters 1.000 de su carrera, mientras que Roberto Bautista, que gana una plaza, se mantiene como segundo mejor español (21º).

En este sentido, el español Rafael Nadal confía en reencontrarse con su juego en el Barcelona Open Banc Sabadell-Trofeo Conde de Godó, donde debutará mañana ante el argentino Leonardo Mayer.

Trabajar más

“El trabajo siempre es el mismo: encontrarme a mí mismo”, explicó ayer Nadal, quien volvió a reiterar que su partido de semifinales en Montecarlo ante el italiano Fabio Fognini (4-6 y 2-6) fue “uno de los peores sobre tierra en mucho tiempo”.

“Cuando uno juega un partido así no hay por qué esconderlo. Engañarme o engañar a los demás no le veo beneficio”, manifestó en un acto promocional del torneo, junto al japonés Kei Nishikori, en el Palau de la Musica.

El balear se entrenó ayer por primera vez en las pistas del RCT Barcelona, pero todavía es pronto para hablar de sensaciones: “Cómo llego al Godó, lo sabremos a partir del miércoles y con el paso de los días. De momento llego, como siempre, con la ilusión de jugar un torneo muy importante, especial sin ninguna duda, y que es parte de la historia de nuestro deporte y parte de mi historia personal”.

En la capital monegasca buscaba su duodécimo título, como esta semana en Barcelona, pero la victoria en el torneo fue finalmente para Fognini, su verdugo en la penúltima ronda.

“Uno no puede pretender estar siempre perfecto y ganar 14 Montecarlos y 14 Godós, porque las cosas no son así, y eso pone en valor todo lo que he ido haciendo, no solo yo sino otros compañeros míos en nuestro deporte”, comentó al respecto.

Físicamente, Rafa Nadal dijo llegar “más o menos bien” al abierto barcelonés, aunque recordó que, encadenar tantas lesiones, al final pasa factura en el mundo del tenis.